Información para:

  • Masters
  • Postgrados
  • Cursos
  • Profesorado e investigación
  • Conoce la UPF-BSM

Mujeres directivas: "No se trata de encajar, sino de cambiar las cosas"

8 Marzo - 2021

La mesa redonda sobre el valor de la mujer directiva que ha organizado la UPF Barcelona School of Management, para celebrar el Día Internacional de la Mujer este 8 de marzo, se ha dedicado a analizar los resultados de algunos estudios recientes elaborados por la Escuela. La mesa redonda ha contado con la participación de Oriol Amat, Decano de la UPF Barcelona School of Management, Erola Palau, Investigadora al área de Business & Strategic Management de la UPF-BSM, Sílvia Cóppulo, Directora del Observatorio de Liderazgo en la Empresa UPF-BSM y Ester Banqué, Senior Vice Presidente & Head Intercontinental Commercial a Bristol-Myers Squibb USA y Alumni del MBA de la UPF-BSM.

Amat ha presentado las ponentes y ha hecho valer el trabajo hecho en los estudios que se han presentado en la UPF-BSM por estas autoras. Para empezar la sesión, Palau ha hecho referencia al estudio que ha firmado con Amat con el título Las empresas con más mujeres directivas son más rentables.

Las empresas feminizadas

Palau y Amat analizaron el rendimiento de las empresas con más directivas. Escogieron varios aspectos y encontraron las diferencias entre las que estaban dirigidas por hombres o por mujeres.

Los resultados corroboraban que hay una relación entre la composición de la directiva y el endeudamiento y rentabilidad de empresas. Las empresas dirigidas por mujeres muestran mejores resultados. Existen diferencias significativas en ambas variables. Las empresas feminizadas tienen menos deuda y menos riesgo financiero. Si bien la causalidad no se demuestra, queda patente que la muestra de empresas dirigidas por mujeres son más rentables.

La menor participación de la mujer en la dirección puede hacer perder oportunidades a las empresas

Así mismo, la publicación también analiza el nivel de satisfacción de las plantillas, que también es diferente según la dirección. Los hombres se sienten más satisfechos para ascender en la empresa en todos casos, pero en las empresas feminizadas ambos géneros se sienten más seguros para ascender. Así mismo, las mujeres en empresas masculinizadas, no se sienten cómodas para ascender.

La conclusión: la menor participación de la mujer en la dirección puede hacer perder oportunidades a las empresas, las pymes se benefician de las mujeres en lugares directivos, no solo por RSC, ética o moral, sino también para reducir el endeudamiento, rentabilidad o satisfacción de los empleados. Parámetros que incrementan el valor de la empresa.

Ha seguido el acto la periodista y doctora en comunicación Sílvia Cóppulo, quien ha empezado comentando que "si estuviéramos hablando de los hombres directivos, no hubiéramos titulado esta mesa con la palabra hombre". "No hablamos de las directivas, y además hablamos en singular, el valor de la mujer directiva. Y vemos a una, cuando en realidad es un colectivo. Sugiero que se deje de hablar de mujeres periodistas, mujeres directivas y se hable de las directivas, las periodistas, en plural. Así podemos ver mujeres de muchos tipos".

Las mujeres dirigen mejor

Entrando en materia Cóppulo ha recordado que la brecha salarial es del 30% de diferencia de salario entre hombres y mujeres con responsabilidad en sectores muy masculinizados. "Y cuando miramos por qué, el elemento clave es que las mujeres negocian peor su carrera profesional", afirma Cóppulo. "Detrás de esta idea yace que las mujeres no luchan con la misma intensidad la reivindicación de su valor", añade y completa el argumento diciendo que "las mujeres, si negocian bien, no serán bien vistas como mujeres tradicionales. Si no negocian bien, serán muy vistas como femeninas, pero no avanzarán laboralmente".

"Sugiero que las mujeres hagan redes profesionales y defiendan su posición. No para pensar que las considerarán negativamente se tienen que quedar detrás"

"Sugiero que las mujeres hagan redes profesionales y defiendan su posición. No por creer que las considerarán negativamente se tienen que quedar detrás", ha dicho Cóppulo.

En este contexto y en plenas restricciones de la covid, Cóppulo explica que ellas se quedan en casa. Mientras los hombres corren a la oficina, ellas se quedan en casa. Y los hombres aprovechan para tejer su ascenso laboral, mientras ellas teletrabajan y se percibe como "si no están, es que no quieren ascender. Hay que estar en las reuniones formales, pero también en las informales", ha añadido.

Amabilidad o debilidad?

El final de la sesión ha ido de la mano de Banqué, que dirige una sección de la farmacéutica que acapara 70 países, un 60% de la población mundial y ocupa 3.000 empleados y en la cual el 52% de directoras generales son mujeres. Banqué ha explicado su experiencia profesional, pero también personal: "No se trata de encajar, sino de cambiar las cosas, las mujeres tenemos mucho a aportar a las compañías".

"Mi crecimiento profesional ha ido ligado a mi crecimiento profesional, estuve muchos años en el armario profesionalmente y este peso se nota, me restringía, no me expresaba con toda la libertad que hago ahora. Cuando empecé mi vida profesional creía que tenía que emular el estilo masculino, y me sentía infeliz", ha relatado la directiva.

"No se trata de encajar, sino de cambiar las cosas, las mujeres tenemos mucho a aportar a las compañías"

En este sentido, Banqué ha explicado cómo "muchas veces la gente confunde amabilidad con debilidad, alguien puede ser amable y ser firme y tomar decisiones difíciles y exitosas, todo a la vez. Esta es mi guía de cómo yo quiero liderar. Cuando la gente se siente más cómoda es cuando han visto vulnerabilidad; cuando alguien se expresa tal como es y no intenta emular un estilo que no es el suyo y se siente con apoyo, saca lo mejor de un mismo. Esto genera una energía positiva que se acaba traduciendo en resultados".

Banqué se ha preguntado qué podemos hacer las mujeres ante las desigualdades y la situación actual de la mujer directiva en general: "Hay que abrazar los valores femeninos y de la diversidad. Las mujeres tenemos mucho a aportar, hay que actuar con humanidad, empatía y firmeza, hay que ser uno mismo/a y ayudar a otros para que se expresen tal como son; actúa con propósito, persigue tus sueños y crea un sentido de comunidad, apoya a hombres y mujeres para que sean inclusivos. Y para actuar hay que tomar la iniciativa para cambiar las cosas, marcar la dirección de la carrera profesional y del camino que se quiere seguir; hay que iniciar el cambio, no esperar que las cosas cambien a su alrededor y actuar cuanto antes mejor".

NEWSLETTER UPF-BSM
Suscríbete para recibir nuestras noticias en tu correo electrónico