El 'management' de la mediación en empresas

Mediació empresa

Javier Wilhelm Wainzstein
Director del Máster en Mediación Profesional
__

 

En estos últimos meses, y a raíz de la reforma que traerá la ley de medidas de eficiencia procesal del servicio público de Justicia, la mediación y las formas adecuadas de gestión de conflictos vuelve a estar en la agenda política.


Las organizaciones y empresas no están ajenas a este cambio legislativo, sino que al contrario puede ver legitimadas acciones y formas diversas de resolver disputas.

Ya la ley 5/2012 de mediación en el ámbito civil y mercantil abrió el abanico de la implementación, pero si esta nueva iniciativa legislativa deviene como política pública, el alcance y los beneficios serán más evidentes y conocidos.

Un litigio comporta a los implicados un costo económico un 81% más que una mediación

Según estudios del Parlamento Europeo y la Corte de Arbitraje de Madrid, la diferencia de tiempo de resolución de un conflicto mercantil es un 90% más largo en sede judicial que en un proceso de mediación, pasando de 17 meses de media en sede judicial a 1,6 meses en mediación; y en cuanto a coste medio, un litigio comporta un costo económico un 81% más que una mediación a los implicados; eso sin contar los costes emocionales para las personas implicadas y la repercusión del conflicto en la producción, en el clima laboral, la imagen de la organización, tanto hacia trabajadores, clientes y proveedores, y como queda resentida la red de relaciones internas de una organización cuando un conflicto se hace público.

Impulsar la cultura de la mediación en el ámbito mercantil se traduce en 4 líneas de acción:

  1. Work Place Mediation: La resolución de los conflictos desde el management se traduce en potenciar y empoderar a los miembros de una empresa u organización en la mejora de sus recursos personales y relacionales, y de las consecuencias positivas de la misma en su día a día. El WPM, estrategia que nace en Gran Bretaña hace unos 20 años promueve gestión y resolución de disputas entre trabajadores, entre personal directivo, mejoras en el clima laboral, previniendo la escalada de la conflictividad y las consecuencias de esta en la productividad.
    Se trata de una serie de acción en relación con la prevención del malestar laboral, de la falta de productividad por dicho clima laboral, la rotación permanente de personal, incumplimientos y fallos en sus procesos, como efectos de una situación no resuelta y que se enquista en la empresa. El work place mediation es la estrategia más adecuada para implementar en las organizaciones y empresas.
  2. Conflictos mercantiles: Implica abrir una mesa de negociación asistida en la que se trabaja para resolver de forma confidencial y segura las disputas en las que la no resolución, suponen una perdida diaria de dinero, aumento de riesgo de capitales, daños a la imagen de la organización y deterioro de la RSC. Pudiendo establecer cláusulas de sumisión a mediación en los contratos, podríamos evitar un colapso en el sistema judicial, optimizar recursos públicos, acortar plazos de resolución y trabajar en acuerdos a medida de las partes implicadas. Hace unos años la Cámara de Comercio de Bilbao ya identificó que la mediación mercantil es efectiva en relación con temas ligados a competencia desleal, propiedad industrial, propiedad intelectual, acciones relativas a publicidad, impugnación de acuerdos societarios, temas de responsabilidad de administradores, de consejos de administración, en liquidaciones de sociedades mercantiles, cuestiones ligadas al transporte, al derecho marítimo; a las que agregaríamos cuestiones de consumo, deudas e impagos, conflictos entre arrendatarios y arrendadores, conflictos entre aseguradoras y reclamantes, etc.
  3. Fusiones y adquisiciones: Cuando varias organizaciones han de unirse, uno de los elementos esenciales a trabajar es la compatibilización de la cultura de cada una de ellas; lo cual si está realizado adecuadamente (teniendo en cuenta sobre todo a las personas involucradas) tendrá más garantía de éxito y reducirá el tiempo de acomodación frente a una situación de cambio. La mediación y los círculos de decisión proveen de la metodología adecuada para poder llevar a cabo de la mejor manera estos movimientos y acompaña en el proceso de cambio a las organizaciones y a las personas que las habitan. El proceso de introducir un cambio implica luchar contra la resistencia, que siempre aparece en forma de temor y ansiedad, incluso en algunas ocasiones el cambio se percibe como catastrófico (Bion)
  4. Negociación relacional: dando herramientas y procedimientos de negociación asistida construyendo confianza y seguridad, trabajando en disputas entre socios, entre responsables de áreas, contrataciones y/o despidos laborales, convenios colectivos de trabajo, contratos con otras empresas, entre empresa y proveedores o dentro de equipos de trabajo, siempre poniendo el énfasis en una negociación colaborativa y la comunicación eficaz donde el factor emocional juegue a favor de la consecución de la misma.

La mediación mercantil ayuda a optimizar recursos, tiempo, dinero y energías.

En resumen, la mediación mercantil ayuda a optimizar recursos, tiempo, dinero y energías. Cuida la imagen de las organizaciones y de la gente que vive en ellas. Los profesionales de la mediación de transacciones ayudamos a evaluar y cuantificar los casos para que los implicados sepan el costo que implica su solución en los diferentes escenarios, los riesgos que se corren según como se trate o se ignore el problema y las posibilidades de ganancias y cuidado de las relaciones comerciales con visión de futuro en un momento como el actual, con un mercado tan fluctuante e incierto.

“No tengas miedo a los cambios, ten miedo a permanecer inmóvil” (proverbio chino)

ODS Javier Wilhelm ESP