Inversión y covid-19: las startups que más crecerán en 2021


Susana Domingo
Directora del Executive MBA de la UPF-BSM

-

El covid-19 ha impulsado las startups de los sectores de las videoconferencias, ecommerce, streaming y videojuegos

Startup covid

Los ecosistemas emprendedores son elementos clave para las economías de los países, siendo exponentes de la innovación, la creatividad y las oportunidades. Se asocian a la generación de soluciones -a menudo tecnológicas- eficientes y escalables a problemas reales, así como a la creación de riqueza, ocupación, atracción de talento y crecimiento económico. Todo esto incentiva los grandes inversores a invertir en estas nuevas compañías, con expectativas de muy alta rentabilidad. Más recientemente, el impacto social positivo de algunas de estas nuevas empresas, atrae un nuevo tipo de inversor, motivado por una rentabilidad financiera y a la vez social.

Emprender implica la asunción de un muy elevado nivel de riesgo, y la oportunidad de generar cambios incrementales y, a veces, disruptivos en la hora de crear nuevos productos y soluciones, y en muchos casos, nuevas industrias, como aquella a la cual pertenecen Netflix o Spotify.

Muchas startups se basan en expectativas tecnológicas y/o comerciales que nunca llegan a cumplirse, y solo unas pocas consiguen el éxito esperado. Y todavía muchas menos, acontecen unicornios (empresas que llegan a valer millones de dólares, como Alibaba, Airbnb, Cabify, Glovo, Google, Uber, y otros).

Podemos preguntarnos cuál ha sido el impacto de la pandemia en el ecosistema emprendedor, cuáles son los sectores más afectados y sobre todo ¿cuáles son aquellos que han visto en la covid-19 una oportunidad de crecimiento?

Schumpeter lo resumió perfectamente con su advertencia que "el capitalismo estable es una contradicción en sí mismo". El principal mecanismo de progreso del capitalismo es la destrucción creativa: las empresas menos eficientes tienen que desaparecer para que aparezcan otras nuevas y mejores. En un mecanismo evolutivo muy darwiniano: solo las empresas que mejor se adaptan a las nuevas condiciones de mercado pueden sobrevivir y crecer. Son los emprendedores, que ponen en cuestión las formas convencionales de actuar, los que hacen progresar las economías y las sociedades.

Siguiendo la teoría de Schumpeter, las crisis son también oportunidades y esta crisis también ha generado necesidades y parte de estas respuestas se han basado en las tecnologías, en nuevos modelos de comunicación y en nuevos modelos de negocios.

Las startups basadas en la inteligencia artificial, salud, seguridad, educación y sostenibilidad verán aún más incremento en su atractivo

Durante la crisis del 2007 surgieron muchas iniciativas basadas en la economía colaborativa como respuesta a cambios tanto en el poder adquisitivo del consumidor como cambios en la manera de entender el consumo: lo importante no es la posesión del producto, sino la experiencia de uso de este. Un consumidor más consciente del bienestar planetario también abrió la puerta a nuevos negocios basados en modelos más sostenibles y a la economía circular.

La crisis de la covid-19 no ha sido diferente de las anteriores y ha implicado nuevos procesos de cambio, que han provocado una ralentización en el crecimiento de determinados sectores, y la potenciación de otros.

Entre los sectores más perjudicados se encuentran aquellos dedicados a los acontecimientos de todo tipo, como los mundos de la cultura, musical, venta de entradas (ticketing), así como todo lo relacionado con el turismo como son viajes, restauración, reservas y estancias en hoteles o apartamentos de alquiler turístico. Son sectores donde la actividad ha sido casi nula durante mucho tiempo y con restricciones de aforo o de ocupación.

Parte de la solución para estos sectores pedirá acelerar su digitalización, por el surgimiento de nuevos modelos de negocio que aportarán soluciones a nuevas problemáticas o necesidades, en los que la tecnología será un elemento clave.

La crisis está provocando una digitalización de muchos sectores que hasta ahora no habían visto la necesidad de aplicar las tecnologías a sus actividades. Entre los sectores que más han crecido durante estos últimos meses destacan los de las videoconferencias, que ha tenido un crecimiento exponencial, tanto en el ámbito profesional como docente y personal. Durante muchos meses, ha sido la herramienta que ha permitido que las personas y a los equipos de trabajo hayan podido reunirse, y trabajar en remoto. Así mismo, ha permitido a los estudiantes seguir con su formación, y a los enfermos o las personas grandes seguir en contacto con los familiares y amigos. Todos nos hemos convertido en expertos en un entorno, el remoto, que teníamos cerca, pero que utilizábamos de forma tangencial.

También se ha producido un cambio en nuestra manera de comprar, principalmente en línea durante gran parte de los últimos meses. Ha habido un boom del ecommerce y, a consecuencia de esto, un incremento de toda aquella actividad vinculada a la logística y más concretamente, a la de la última milla.

Otros sectores que han tenido un crecimiento han sido los del ocio electrónico, como por ejemplo los videojuegos o las plataformas de streaming. El consumo de los videojuegos (entre ellos los e-sports) ha aumentado de forma considerable. Las previsiones se han superado. Es una parte del ocio que se ha consolidado. Barcelona, como sede del sector de los videojuegos, se ha visto beneficiada y se reafirma como hub internacional con una fuerte atracción de empresas, talento y capital internacional.

Otro hecho importante ha sido la compra por parte de Apple de una startup, Wilynx, especializada en inteligencia artificial y en el desarrollo de un software inteligente que indexa y etiqueta videos en las búsquedas por internet. El importe de la compra se estima en unos 40 millones de euros. Detrás de esta compra hay una apuesta de Apple para invertir en empresas locales vinculadas a estas nuevas tecnologías y convertir la ciudad en uno de los centros europeos especializados en el desarrollo de inteligencia artificial. Esta elección de Apple por Barcelona podría atraer nuevas empresas, nuevo talento y nuevas inversiones al ecosistema emprendedor de Barcelona.

Esta no ha sido la primera apuesta de una de las grandes corporaciones internacionales por Barcelona. La empresa Amazon ya creó el 2017 un centro de inteligencia artificial en Barcelona, en el distrito del 22@, para encontrar soluciones en el sector del ecommerce.

Ambas empresas consideran Barcelona como lugar idóneo para crear empresas de inteligencia artificial, y este hecho atrae nuevas empresas internacionales, nuevo talento y capital para invertir en startups.

Rondas de financiación

Con relación a las rondas de financiación, a pesar de la pandemia, muchos inversores han apostado por las startups de Barcelona.

Entre los principales ejemplos de rondas hay que destacar las protagonizadas por Onna Technologies (plataforma que unifica toda la información que las empresas tienen diseminada entre servicios de alojamiento en la nube, aplicaciones de mensajería o correo electrónico) con 25 millones de euros, o para la fintech Goin con 25 millones de euros. En relación con el entorno de las fintech, la Bolsa de Barcelona acogerá pronto un hub fintech, especializado en tecnologías aplicadas al sector financiero.

En relación con el tipo de inversión se observa una apuesta por empresas que ya funcionen o formen parte de su portafolio en detrimento de inversiones en nuevas iniciativas.

La necesaria digitalización de sectores amplios, con las oportunidades que comporta, provocará cierta concentración de la inversión en startups que tengan este objetivo

El sector de la salud de manera amplia, incluyendo biotecnología y telemedicina, se ve beneficiado por la sensibilización de los inversores y la sociedad. La covid-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de mejorar diferentes aspectos de la salud pública, profundizar en la digitalización del sector y responder a la demanda de nuevos servicios, así que los inversores intentarán aprovechar estas oportunidades. Otros sectores que la pandemia ha acelerado el proceso de digitalización, son los del comercio electrónico, la educación, y las diferentes variantes del ocio en línea. Más allá de los sectores que atraerán especialmente la inversión, los business angels anticipan cambios en el mismo ecosistema.

La pandemia ha roto barreras físicas: seguirá subiendo inversión en hubs, las compañías tienen que tener un espíritu más internacional desde el primer momento, las salidas exitosas de los inversores alimentarán nuevas startups e inversiones, y el corporate venturing seguirá incrementando su peso.

La tecnología interesa, las startups interesan. La necesaria digitalización de sectores amplios, con las oportunidades que comporta, provocará cierta concentración de la inversión en startups que tengan este objetivo. Las startups basadas en la inteligencia artificial, en la salud, en la seguridad verán todavía más incrementado su atractivo. También se observa un mayor protagonismo de la inversión en startups centradas el ámbito de la sostenibilidad, la educación (medio ambiente, sostenibilidad y otras).