¿Necesitamos 'stories' en LinkedIn y Twitter?


Carles Pont

Raquel Herrera
Profesora del Postgrado en Inbound, SEO y Social Media para comunicadores en la UPF-BSM

-

Twitter y LinkedIn también se han subido al carro de los vídeos efímeros. Pero, si nos aferramos a sus características, ¿es necesario que estas redes sociales tengan, también, stories?

Social Media Stories

Las redes sociales Twitter y LinkedIn también se han subido al carro de los vídeos efímeros. Durante los últimos meses de 2020, estas plataformas han presentado sus propuestas de Historias o contenido efímero en la parte superior y en versión móvil de cada aplicación: Fleets, en el caso de Twitter; Stories, en el caso de LinkedIn.

Primero fue Snapchat y, después, el propietario de Facebook, Mark Zuckerberg, las copió y las incluyó en Instagram. De hecho, incluso las añadió en WhatsApp y Facebook. A este ritmo, ¡incluso Excel tendrá stories!

¿Pero, es necesario que estas plataformas tengan stories? Twitter cuenta con más de 300 millones de usuarios mensuales activos y se usa mayoritariamente como red de información. La red de los tuits se utiliza, sobre todo, en el ámbito personal y organizativo, incluyendo a políticos, periodistas y otras figuras relevantes. Por otro lado, LinkedIn suma más de 700 millones de usuarios con un poco más de un tercio activo mensualmente. La red social propiedad de Microsoft es el top of mind europeo para encontrar y ofrecer trabajo.

Estos datos hacen que nos replanteemos si es realmente necesario incluir este contenido efímero en sus plataformas. En este sentido, planteo dos dudas y una propuesta constructiva.

En contra de las historias en Twitter y LinkedIn

Las redes informativas no son necesariamente las más visuales. O dicho en otros términos, ni Twitter ni LinkedIn son Instagram… ni tienen por qué serlo.

El hecho de que también haya stories en Facebook se puede justificar porque esta red e Instagram comparten propietario y también porque los usuarios de más edad lo hacen todo en Facebook. Es decir, no se conectan a otras plataformas. Pero ¿es necesario contenido más visual en una red tan textual como Twitter, querida por sus hilos, o en LinkedIn, amante de reflexiones teóricas, informes, enlaces de inscripción y otros recursos textuales?

Las redes informativas no son necesariamente las más visuales. O dicho en otros términos, ni Twitter ni LinkedIn son Instagram... ni tienen por qué serlo

La pandemia nos ha hecho menos móviles. Aunque el porcentaje de teletrabajo en España apenas llega al 8% de los ocupados, los confinamientos más estrictos han puesto sobre la mesa la necesidad de trabajar desde casa con el ordenador portátil o de sobremesa. En cualquier caso, las sucesivas olas de pandemia reducen la movilidad de forma generalizada.

Si pasamos más horas trabajando desde casa, ¿todavía disponemos de suficiente tiempo o tenemos la necesidad de publicar sobre desplazamientos de trabajo vinculados a LinkedIn? ¿O sobre lo que hacemos cuando no estamos tuiteando? La respuesta, más a menudo que en 2019, es que no.

Stories Format

A favor de las historias en Twitter y LinkedIn

Necesitamos mejorar nuestra comunicación visual. Durante muchos años hemos delegado exclusivamente a especialistas la generación de contenido visual como fotografías, vídeos o infografías. Pero cuando en 2020 trabajamos la marca personal –y considerando el dominio creciente de tik tokers, instagrammers y otros creadores de contenido que se comunican mediante fotos y vídeos–, ¿es suficiente con replicar los tuits y posts de nuestros perfiles de Twitter y LinkedIn a sus correspondientes stories para llamar la atención de nuestros seguidores que es, en definitiva, lo que están haciendo la mayoría de los usuarios en estas redes con sus nuevas historias?

Durante muchos años hemos delegado exclusivamente a especialistas la generación de contenido visual. Pero, cuando en 2020 trabajamos la marca personal, ¿es suficiente con replicar los tuits y post de nuestros perfiles de Twitter y LinkedIn en sus correspondientes stories?

Es más, ¿cómo humanizamos –si no es con imágenes personales– nuestros perfiles profesionales en Twitter o LinkedIn? ¿Será suficiente con plantillas prefabricadas y contenidos ya disponibles en los perfiles?

Estas preguntas nos hacen plantear que quizás sí deberíamos dar una oportunidad a Fleets y LinkedIn Stories

.