Las finanzas descentralizadas reducen el efecto del bloqueo a Rusia

Russia

Luz Parrondo, Directora del Postgrado en Blockchain y otras tecnologías DLT

Estados Unidos, Canadá y Europa endurecieron a principio de marzo las restricciones financieras a Rusia con una nueva prohibición que impide que siete bancos rusos utilicen SWIFT, el sistema de mensajería global que permite las transacciones bancarias. La medida tiene como objetivo interrumpir la capacidad de Rusia para hacer negocios a través de las fronteras. Este hecho coincidió con el repunte del precio de bitcoin de 38.050 a 43.500 dólares que, si bien no se ha mantenido, avala la percepción del mercado de las criptomonedas como alternativa a las sanciones.

Bitcoin

Esta posibilidad no pasó desapercibida para los gobiernos. En una carta a la secretaria del Tesoro americano, Janet Yellen, algunos políticos estadunidenses alertaron de la posibilidad de que Rusia usara las criptomonedas para circunnavegar las sanciones económicas. La reacción fue inmediata, y el Departamento del Tesoro estableció nuevas regulaciones a los proveedores de servicios de criptomonedas para bloquear a las entidades sancionadas y sus direcciones.

La respuesta de Coinbase y Binance, dos de los mayores Exchange de criptomonedas, fue que no impondrán una prohibición general a los ciudadanos rusos, pero que están dispuestos a bloquear la actividad comercial de los individuos y las entidades sancionadas. Ethereum, la plataforma blockchain que provee a la mayoría de los servicios financieros digitales, también ha manifestado su disposición a colaborar en el bloqueo dentro de sus posibilidades. Pero a pesar de la buena voluntad de todos estos intermediarios, la efectividad no será completa debido a la naturaleza descentralizada de ciertos ecosistemas. Avivah Litan, analista y vicepresidente de la firma de investigación Gartner, ha declarado que "ningún legislador o regulador puede detener una rampa de entrada y salida en un intercambio no regulado o descentralizado".

Exchange y redes descentralizadas

Bitcoin, a diferencia de Ethereum, es una red descentralizada que no tiene una persona jurídica o física que la represente. No existe interlocutor a quien solicitar un bloqueo en las transacciones. Dentro de estas redes las acciones se llevan a cabo sin una gobernanza central, y, por lo tanto, los usuarios circulan con libertad y en ocasiones con anonimato. El punto débil de este anonimato está en los centros de intercambio, es decir, si se utiliza un Exchange para intercambiar criptomonedas entre ellas o por dinero legal. Los Exchange más conocidos son centralizados, y colaboran de buen grado con el bloqueo, pero existen otros que no lo son.

Los oligarcas rusos y las grandes instituciones pueden permanecer durante más tiempo dentro del circuito cripto para conseguir dinero fiduciario y circunvalar las sanciones

Un Exchange descentralizado es similar a una máquina de vending. Supongamos una red internacional de máquinas de vending con capacidad de intercambiar monedas para sus usuarios. Estas máquinas no identifican al cliente, tan solo exigen que se les introduzca una moneda y un número para facilitarte un producto. En este contexto, limitar las transacciones en función de la procedencia o la identidad resulta, como mínimo, complicado si no imposible. Los oligarcas rusos y las grandes instituciones, el principal objetivo de las sanciones, a diferencia del ciudadano medio, pueden permanecer durante más tiempo dentro del circuito cripto sin necesidad de acceder a los puntos de control para conseguir dinero fiduciario y de esta forma circunvalar las sanciones.

Si bien es cierto que la cripto-tecnología dificulta el bloqueo a Rusia, también ha resultado ser un gran aliado para Ucrania. Desde el inicio de la invasión, el gobierno ucraniano ha recibido financiación externa para apoyar al país y a sus fuerzas armadas. Las criptomonedas han demostrado ser una de las maneras más efectivas de obtener fondos desde cualquier parte del mundo. Incluso el viceprimer ministro ucraniano, Mykhailo Fedorov, ha llegado a anunciar la creación de NFTs para incentivar las donaciones.

Las monedas digitales también resultan efectivas para proteger a millones de ciudadanos que ven sus ahorros amenazados. Al igual que el oro, las criptomonedas pueden desempeñar el papel de activo refugio ante el colapso del dinero y el bloqueo de las cuentas bancarias. O como seguro de libertad en los pasos fronterizos, donde los refugiados del siglo XXI cambian el oro y las joyas por activos digitales que almacenan más cómodamente en dispositivos electrónicos (cold wallets) o en aplicaciones conectadas a Internet (hot wallets), para disponer de sus criptomonedas en cualquier lugar sin que nadie pueda bloquearlo.

Al igual que el oro, las criptomonedas pueden desempeñar el papel de activo refugio ante el colapso del dinero y el bloqueo de las cuentas bancarias

La descentralización, entendida como una protección al individuo, tiene, por lo tanto, consecuencias contrapuestas en el conflicto ruso-ucraniano. En el caso de Rusia, protege a los oligarcas e instituciones sancionadas frente al bloqueo internacional y en el caso de Ucrania proporciona ayudas financieras, y protege a los ciudadanos de la inflación, el colapso bancario y la expropiación. En el siglo XXI sustituimos los sistemas “físicos” por sistemas “digitales” más eficientes y escalables. Esta digitalización facilita y mejora lo que se ha hecho siempre. Vladimir Putin y el Kremlin desde hace años han elaborado estrategias de protección contra posibles bloqueos: buscando alianzas comerciales con países como China, acumulando reservas en yuanes, oro y otros sistemas alternativos al SWIFT. Las criptomonedas son una opción más. En sí mismas no representan ni la peor de las amenazas ni la mejor de las soluciones, tan solo las digitalizan y las hacen más eficientes.