¿Qué están haciendo las empresas para apoyar a la sociedad en la lucha contra el COVID-19?

Ramon Bastida

Doctor en Contabilidad y Auditoría, profesor y vicedecano de Transferencia de Conocimiento en la UPF Barcelona School of Management

 

En estos últimos días, hemos visto como empresas de todo el mundo se han volcado a realizar todo tipo de actuaciones para contribuir a la lucha contra la pandemia del Covid-19. Se extiende la idea de que las empresas deben crear valor social además de valor económico. 

Tras la crisis financiera de 2008, se escucharon críticas importantes sobre el papel que debían jugar las empresas en la sociedad. En ese momento, parecía que el mundo empresarial sólo tenía como objetivo acumular riqueza, y no le importaba demasiado el empobrecimiento de una parte importante de la sociedad. A raíz de aquella crisis, se extendió la idea de que las empresas debían crear valor económico para sus accionistas, pero también valor social para las comunidades donde están situadas. Este tipo de valor social se crea cuando las empresas generan un impacto social positivo a través de actuaciones que benefician y aportan valor a la sociedad.

En estos últimos días, hemos visto como empresas de todo el mundo se han volcado a realizar todo tipo de actuaciones para contribuir a la lucha contra la pandemia del Covid-19. El tipo de actuaciones que se están realizando y la lista de empresas que las están realizando es muy larga, pero hay algunos rasgos comunes entre ellas que pueden servir como guía para aquellas empresas que quieran apoyar a la sociedad en estos momentos críticos. A continuación, hacemos una lista de 6 tipos de actuaciones basadas en experiencias ya realizadas a nivel nacional e internacional:

  • Proteger la seguridad y la salud de los trabajadores mediante el uso de herramientas de teletrabajo, eliminando todo tipo de viajes programados, y ofreciendo programas de coaching y bienestar emocional a los trabajadores.
  • Proteger la seguridad financiera de los trabajadores manteniendo las nóminas y, en caso de que no sea posible, ofrecer las mejores condiciones posibles para que los trabajadores puedan cobrar las prestaciones.
  • Ofrecer apoyo económico a pequeñas y medianas empresas y autónomos, mediante medidas como la creación de fondos de contingencia por parte de empresas con excedentes importantes de tesorería, acelerando plazos de pago a proveedores, y flexibilizando el pago de las facturas a clientes.
  • Poner a disposición de la sociedad productos, servicios y activos de la empresa, como por ejemplo, el uso gratuito de plataformas de teletrabajo, o espacios y equipamientos para acoger enfermos y personal sanitario, o proveer de comida a los hospitales.
  • Adaptar equipamientos y procesos para producir productos de primera necesidad en este momento lo más cerca posible de los centros en los que se deben utilizar. Por ejemplo, batas y mascarillas, alcohol y productos desinfectantes, respiradores, entre otros.
  • Dar fondos para realizar actividades de investigación, para adquirir material sanitario de primera necesidad, y para ayudar a las organizaciones no lucrativas que están dando servicio a los enfermos, a los familiares, a las personas de edad avanzada, entre otros. Este tipo de organizaciones que forman parte del tercer sector y la economía social, habitualmente trabajan con estos colectivos y conocen muy bien cuáles son sus necesidades. Por ello, es muy importante la colaboración entre empresas y organizaciones sociales para que los fondos lleguen a las personas más necesitadas.

Las empresas son muy conscientes de su rol en la sociedad y el hecho de que la creación de valor econòmico no es suficiente para asegurar su sostenibilidad futura.

Estas sólo son algunas actuaciones que ya se están llevando a cabo para luchar contra el Covid-19, y que demuestran que las empresas son muy conscientes de su rol en la sociedad, y que la creación de valor económico, que es muy importante, no es suficiente para asegurar su sostenibilidad futura. Al mismo tiempo, las personas también valoramos cada vez más las empresas implicadas en la generación de impacto social positivo porque sabemos que son clave para el desarrollo sostenible de nuestra sociedad. 

.