Entrega de los premios CEDRO a los mejores proyectos del Máster en Edición

  • Una red global de scouts literarios, de Laia Pérez, se lleva el Premio Extraordinario al Mejor Proyecto Anual del Máster en Edición 2019
  • CEDRO destaca la aportación a la emprendeduría editorial forjada por el Máster en Edición de la UPF Barcelona School of Management-Universidad Pompeu Fabra

Mercedes Morán, experta en propiedad intelectual e industrial de CEDRO, la asociación que gestiona los derechos de autor y de propiedad intelectual de los autores y editores españoles, fue la encargada de hacer entrega del Premio Extraordinario al Mejor Proyecto Anual del Máter en Edición 2019, junto a Javier Aparicio Maydeu, creador y director del Máster y Carlota Torrents, subdirectora del programa.

El premio, valorado en 1.000 euros, fue para Laia Pérez por su proyecto Glook. Local books for global publishers presentado como trabajo final de máster el pasado curso académico 2018-2019 y que ha sido galardonado también con el Premio UPF Barcelona School of Management a ‘Mejor Iniciativa Empresarial Innovadora’.  También fueron reconocidos con un accésit, valorado en 400 euros, los trabajos de Roser Vales e Ivan Cabañas.

Los tres premiados asistieron como invitados al aula con los estudiantes del Máster de Edición de este curso académico para explicarles su proyecto. ‘Son, sin duda, los mejores proyectos del curso pasado, proyectos innovadores, sostenibles como negocio y realizables en el mercado. De hecho, muchos de los premios CEDRO que hemos entregado han llegado finalmente a implementarse. Por lo tanto, son, sin duda, una motivación y fuente de inspiración para los estudiantes de este año’, explicó Javier Aparicio.

Una red de scouts literarios

Glook, de Laia Pérez, fue el proyecto ganador por su propuesta de crear, mediante una plataforma digital, una red que aúna editores independientes con informadores que actuarían a modo de scouts literarios ocasionales. ‘Solo las grandes editoriales pueden permitirse contratar a un scout literario que te ofrece información muy útil, valiosa pero también muy cara sobre las tendencias, novedades o jóvenes promesas literarias de un país. Su papel es proveer, lo antes posible, cualquier información sobre los libros que pueden ser interesantes para un editor’.

Laia Pérez sabe bien de qué habla. Trabaja junto a un scout literario profesional. Ello le llevo a reflexionar qué hacen los editores independientes o pequeños sellos editoriales. ‘Mi propuesta es esta red donde traductores, correctores, críticos, periodistas, estudiantes de literatura o edición, aficionados a la lectura se convertirían en scouts ocasionales y proporcionan a los editores independientes información sobre noticias, listados de libros más vendidos, insights e informes literarios por encargo. Y el editor sólo paga por el informe. Un proyecto original, pensado, diseñado, estructurado y con plan de viabilidad económico que sorprende que aún no esté en el mercado. ‘Una clara oportunidad de negocio en torno a las redes sociales y en un sector, el de los scouts literarios, donde aún hay mucho por desarrollar’, añadió Aparicio.

Los nichos de mercado

Roser Vales, ganadora del segundo premio (exaequo) por su proyecto Melodink animó a los estudiantes a escoger proyectos que les apasionen y en los que realmente crean aunque piensen que quizás no hay mercado. ‘Yo opté por un pequeño nicho de mercado que es la edición de partituras musicales (para piano, a dos manos, guitarra, voz y cifrado) de grupos catalanes como Els Amics de les Arts, Els Pets, Txarango o Sopa de Cabra. El objetivo es doble porque por un lado cubre un vacío existente en este mercado donde las partituras son mayoritariamente obras clásicas y, a la vez, promueve y defiende la música catalana’. Su colección se enfoca a profesores de música y conjuntos instrumentales, alumnos, músicos autodidactas, escuelas de música, conservatorios, etc.

Por su parte Iván Cabañas, desde México y vía skype, también explicó su proyecto Balandra, que ya está implementando en su país. ‘Mi propuesta pasa por ofrecer contenidos editoriales finalizados a los sellos editoriales para que se ocupen de la distribución. Eso nos permite ser más flexibles, ágiles, rápidos y manejables porque el coste de estructura sin la distribución es más simple. Y ya estamos ultimando material de enseñanza para venderlo a una editorial mexicana'.

El proyecto individual de final de Máster es un requisito indispensable para la obtención del título. CEDRO, como órgano que representa y defiende los intereses de los autores y editores, está orgulloso de apoyar cada año esta iniciativa. ‘CEDRO es vuestra casa. Estamos muy orgullosos de vuestro trabajo y vuestro talento y nuestra función es defender representar y defender los intereses de los autores y editores españoles’, concluyó Mercedes Morán.

.