Mujeres en la ciencia: "No eran brujas, eran mujeres"

En el caso de las carreras STEM, la falta de mujeres se observa en las aulas por falta de vocación; en el caso de las ciencias de la salud, el "gap" de género se encuentra en las altas esferas

ciencia

"Si echamos la vista atrás, nos damos cuenta de que las que han cuidado y alimentado cuerpo han sido las mujeres", ha reivindicado la Directora del Máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental, Gema Revuelta, durante la mesa redonda sobre el talento femenino en la ciencia que ha organizado la UPF Barcelona School of Management para celebrar el Día Internacional de la Mujer. Durante la sesión la han acompañado Jaume Puig-Junoy, Director del Máster en Economía de la Salud y del Medicamento de la UPF-BSM; Arantxa Catalán, Directora de Public Affairs de Sanofi España y Alumni UPF-BSM; y Esther Arévalo, Project Manager en la Unidad de Estrategia del Vall d'Hebron Institute of Research (VHIR) y alumna de la Escuela.

En la primera de las cuatro mesas redondas organizadas por la UPF-BSM para el 8M, Revuelta ha contextualizado el papel de la mujer en los distintos ámbitos de la ciencia: desde la tecnología o las matemáticas, hasta la biología o la medicina. "En cada ámbito científico hay que poner un enfoque distinto de género", ha matizado, ya que en el caso de las carreras STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), la falta de mujeres se encuentra en el nivel formativo a causa de una falta de vocación, mientras que en el ámbito de las Ciencias de la Salud, el problema se encuentra en las altas esferas. En ambos casos, sin duda, existe un "gap de género".

El "gap" de género en la ciencia

Actualmente, tan solo un 18% de las direcciones de los hospitales públicos de nuestro país recaen en manos de mujeres. Una cifra que todavía empeora en el caso de las instituciones privadas. Sin embargo, las aulas de carreras relacionadas con las ciencias de la salud están repletas de rostros femeninos. "El conocimiento científico se ha transmitido históricamente de madres a hijas", ha recordado Revuelta, que ha denunciado que "no podían ser médicos ni obtener títulos, pero eran ellas las que curaban". La diferencia era cobrar o no cobrar, han comentado los ponentes. "No eran brujas, eran mujeres", ha apuntado la Directora del Máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental de la UPF-BSM.

En este sentido, tal y como ha expuesto el profesor Puig-Junoy, las mujeres suelen ocupan cargos que implican un contacto directo con los pacientes y, por tanto, están más expuestas. "Las mujeres han sufrido una mayor exposición a infectarse de covid-19", ha admitido el Director del Máster en Economía de la Salud y al Medicamento.

Sin embargo, este reparto desigual entre hombres y mujeres en la carrera científica no solo se observa en el hospital, sino también en el laboratorio. "Hay una gran diferencia entre las publicaciones con autoras femeninas o con autores masculinos", ha indicado Arévalo, que también ha recogido la diferencia en el contenido: "Los hombres suelen firmar los artículos de mayor impacto o relacionados con aquellos sectores más relevantes". Pero, ¿cómo cambiar esta situación?

La Directora de Public Affairs en Sanofi España, Arantxa Catalán, ha propuesto apostar por el talento femenino, ya que "genera un beneficio obvio para la sociedad" y todo el mundo "tiene voluntad de invertir en aquello que genera buenos resultados". Algo a lo que han asentido Revuelta y Puig-Junoy, que se han comprometido a seguir alentando a las alumnas en las aulas. Por su parte, Arévalo ha añadido la necesidad de "cambiar los procesos de medición dentro de la carrera" y garantizar "estabilidad en contratos de investigación".

En cualquier caso, esta no es una tarea que deba empezar a desarrollarse al finalizar los estudios superiores, ya que los estereotipos que se asocian al nivel intelectual se forman a partir de los 6 años y tienen un efecto inmediato.