Movilidad Internacional. Nuevo cambio de Paradigma

Mariano de las Heras

Director del Postgrado en HR Global Mobility 

Coordinador académico y profesor en el Máster en Dirección de RRHH en las Organizaciones 

-

Estamos inmersos en una crisis global -actualmente sanitaria- que provocará, sin lugar a dudas, unas consecuencias sociales y económicas de enorme magnitud. Aunque todavía es pronto para evaluarlo, si se puede asegurar que se trata de una crisis muy diferente a las anteriores.

Nos encontramos inmersos en una crisis global actualmente sanitaria pero que a posteriori provocará, sin lugar a dudas, unas consecuencias sociales y económicas de enorme magnitud. Aunque todavía es pronto para evaluarlo, si se puede asegurar que se trata de una crisis muy diferente a las anteriores.

Y quizás dentro de este momento de la incertidumbre, esto último, podría llegar a considerarse como un punto positivo y optimista dado que, a diferencia de escenarios anteriores, gozamos de una cierta experiencia recogida por la vivencia de esas crisis, que nos puede ser muy útil para ayudarnos a gestionar la actual.

Igualmente, el impacto en la sociedad será relevante, ya que en este momento desconocemos el peaje humano y económico que esto va a significar.

En lo que se refiere a las empresas, cuya situación que será diferente para cada sector y por las estructuras económicas de cada una ellas, no les va a quedar otro camino que desarrollar una eficaz capacidad de adaptación y flexibilidad ante este nuevo entorno VUCA.

El objetivo es poder sobrevivir a este nuevo escenario manejando eficazmente aspectos críticos como:

  • Capacidad de innovación, no solo en productos si no en procesos y en su capacidad de diversificación hacía otros lugares, negocios… Garantía de un mayor posicionamiento.
  • Incrementar su transformación digital, las empresas más focalizadas tanto tecnológicamente como culturalmente, tendrán más posibilidades de salir adelante.
  • Capacidad de liderazgo y gestión de equipos remotos y teletrabajo, incremento de las denominadas competencias blandas (soft)
  • Adaptación a entornos cambiantes (porque no lo dudemos, vendrán otras crisis y esperemos que no sanitarias…).
  • Compromiso con la Personas (stakeholders), con la sociedad y el medio ambiente, RSC…

En resumen, focalizar la visión y la misión con el objetivo de estar preparados para un futuro incierto e inmediato, sin dejar de pensar en el corto plazo.

Porque la recuperación llegará y seguramente de forma progresiva, aunque no será fácil.

Lo más probable es que cuando acabe está pandemia el mundo, los negocios, el consumo… cambiarán y todo ello tendrá un impacto importante para la mayor parte de las empresas y sobre todo en sus estrategias de internacionalización.

Lo más probable es que cuando acabe está pandemia el mundo, los negocios, el consumo…, cambiarán y todo ello tendrá un impacto importante para la mayor parte de las empresas y sobre todo en sus estrategias de internacionalización, debido a que esta situación provocará, una significativa bajada a nivel global de la actividad comercial, de mayor o menos impacto según como vayan evolucionando los diferentes escenarios.

Donde quizás y como medida alternativa a ello, muchas empresas  impulsarán la producción y el negocio doméstico como respuesta a lo anterior, pero que con toda seguridad no será lo más acertado ya que ningún país es autosuficiente y por ello debemos pensar en estar preparados para un futuro diferente, donde seguramente muchas empresas van a tener que modificar sus actuales modelos de producción y como consecuencia de ello, donde están produciendo (se cuestionarán aspectos como la proximidad, lejanía, dependencia vs a una nueva planificación, diversificación).

Lo que dará lugar a nuevas oportunidades en mercado internacionales, que a diferencia de anteriores escenarios, van a estar marcadas por unas normativas de restricción y acceso, estrictas y rigurosas que la mayor parte de los países van a tener que implementar por el impacto del COVID19 y donde algunos ya han comenzado a poner en marcha, casos como China y algunos países asiáticos, referentes hasta la fecha en oportunidades de negocio internacional y mencionados por ser los primeros en enfrentarse y comenzar la recuperación de esta crisis sanitaria.

Aunque el negocio internacional, actualmente en una situación de parada obligatoria, se reactivara será con una serie de medidas y nuevos criterios mucho más exigentes y estrictos para cada proyecto.

Donde China como referencia de oportunidad de internacionalización, pese a la situación vivida, continua su expansión en continente africano, en la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio, en concreto, materias primas y recursos energéticos, como eje central de su economía globalizada para este siglo XXI. Ante este tipo de situaciones y desde la perspectiva de los actuales procesos de Movilidad Internacional de Personas, podríamos afirmar que estamos ante un nuevo cambio de paradigma.

Habrá que esperar para ver como van evolucionando estos acontecimientos, pero lo que sí es seguro, que vamos a vivir un significativo descenso de los actuales procesos de movilidad, viajes, desplazamientos…. Aunque el negocio internacional, actualmente en una situación de parada obligatoria se reactivara, será con una serie de medidas y nuevos criterios mucho más exigentes y estrictos para cada proyecto.

Por lo que, en este momento, si podemos asegurar un nuevo cambio de paradigma en los actuales procesos de Movilidad Internacional. Y que va a implicar esto..

Con toda seguridad, la definición de nuevos procesos de desplazamiento regulados por número significativo de medidas de protección mucho más rigurosas en sus protocolos, actuaciones y procedimientos, de mayor o menor impacto, para adaptarse a las circunstancias que va a exigir y comprometer todo proyecto de movilidad internacional vs destino.

Donde la seguridad, en todo su espectro, va a tener un papel relevante y prioritario, por la responsabilidad de cubrir todos aquellos aspectos imprescindibles y necesarios que permitan la viabilidad y la garantía de cobertura de riesgos para todo proceso de movilidad, ahora y en este momento, mucho más precisos y rigurosos.

Aspectos tales como planificadas coberturas de tipología técnica: jurídicas, laborares, compliance, normativas, y todas las asociadas al duty of care, destacando las asistenciales y sanitarias derivadas a la protección de la salud y garantías de seguridad de las Personas desplazadas.

Donde también debemos tener en cuenta el impacto tecnológico que ha provocado de forma exponencial esta situación, generando el entorno virtual actual que ha potenciado interactuar y estar conectados de forma diferente, lo que va provocar una significativa reducción de movimientos por el impacto de estos nuevos modelos de comunicación. Acontecimientos a los que habrá que adaptarse y contemplar para todo proceso de movilidad internacional.

Junto con otro aspecto relevante, mucho más exigente y que deberá actuar en un entorno con los nuevos parámetros y reglas requeridos para cada proyecto: el talento internacional, cuya transferencia del conocimiento, será imprescindible para poder asumir los nuevos entornos de movilidad internacional. Y donde se volverá a reactivar un nuevo aspecto, crítico en anteriores proyectos de expatriación, actualmente reconducido pero que este nuevo escenario se ha vuelto a poner de manifiesto: la reubicación. Todo lo anterior va a provocar la necesidad de tener muy en cuenta la finalización de determinados proyectos e incluso el traslado por voluntad propia, que obligarán a definir planes de retorno y reubicación de personas que no podrán ser asignadas a nuevos destinos, debido a la disminución de los proyectos de negocio internacional que se van a producir a corto/ medio plazo.

Por lo que se puede garantizar que este nuevo cambio de paradigma va a exigir un nivel muy elevado de especialización en la definición de nuevos proyectos de Movilidad Internacional. Responsabilidad que va recaer directamente en las áreas de HR Global Mobility, que ante esta nueva situación junto con la incuestionable ayuda y soporte de expertos y partners especializados, deberán gestionar de forma integral y sincronizada, todos los aspectos y requerimientos que van a integrar un Plan de Movilidad Internacional con el objetivo de ayudar a tomar las decisiones y las medidas necesarias, en este momento mucho más rigurosas y precisas, que permitan asumir el compromiso y responsabilidad de la empresa, en cuanto a la obligación moral y legal de proteger a sus empleados desplazados en los actuales entornos.

Lo que permitirá considerar a las áreas de HR Global Mobility, como Centros de Excelencia y Factor Estratégico para todo Proceso de Movilidad Internacional.

.