'La sororidad es cooperar'. La lección que nos deja la segunda jornada del Festival Laberint

El segundo día del Laberint ha empezado con el desayuno ‘Sororidad científica y cultural’, donde las comunicadoras Pat Quinteiro y Gema Revuelta han planteado la sororidad como la herramienta para revertir las desigualdades

La segunda jornada del Laberint empezó con un desayuno de sororidad científica y cultural. Y es que la ciencia y la cultura son dos sectores marcados por una clara desigualdad entre hombres y mujeres. En la industria musical el porcentaje de mujeres artistas, compositoras, productoras y técnicas es alarmantemente bajo. ¿Qué hacer ante esta situación? Pat Quinteiro, lo tiene claro: pasar a la acción. Lo hace como CEO de Pat Comunicaciones y desde Shesaid.so, colectivo que conecta a miles de mujeres del sector de la música electrónica con el objetivo de romper estereotipos de género, crear nuevos modelos, visibilizar a las mujeres e incrementar su presencia en todos los niveles de la industria. Junto a Pat Quinteiro estaba Gema Revuelta, directora del Máster en Comunicación Científica, Medica y Ambiental, quien ha trazado ante los asistentes el mapa de la desigualdad en el sector científico, en donde el número de hombres investigadores supera con creces el de mujeres.

“Primero hay que analizar, comparar e identificar cual es la situación de desigualdad, después hay que elaborar un plan de acción” explicaba Gema Revuelta. Y esto es lo que han hecho las protagonistas de la mañana: señalar las desigualdades y compartir las iniciativas que están pasando a la acción para revertirlas. Pat Quinteiro explica que se dio cuenta de cómo de desigual es el sector musical cuando empezó a dar clases de comunicación y gestión cultural. “En mis cursos veía a muchas mujeres graduarse, pero luego solo me encontraba a los hombres en los escenarios”. ¿Qué pasa con las mujeres, mayoría en las aulas, que se preparan para trabajar en el sector musical? Pat Quinteiro dice que exceptuando los puestos relacionados con la comunicación, y a veces encima del escenario, “las mujeres no podemos acceder a cargos de poder en la industria musical”. ¿Los culpables? Según ella para empezar la falta de referentes. “Sin referentes las chicas ni siquiera se plantean que puedan llegar a ocupar ciertos puestos de trabajo”. Si le sumamos que la conciliación es uno de los grandes problemas del sector, empezamos a entender por qué tantas mujeres se quedan en el camino.

Aún así, Pat Quinteiro apunta que hay maneras de revertir la situación. Ella lo hace con Shesaid.so. Más de 10.000 mujeres, de más de 15 países, unidas en un mismo grupo. “Somos un agente reflexivo”, asesoran y detectan desigualdades de género en las empresas del sector. Y luego actúan. “Para empezar buscamos primero entre nosotras para encontrar talento”. De este modo consiguen más equidad en la industria musical. Si los nuevos fichajes que entran en las empresas son mujeres, los números empiezan a cambiar. En Shesaid.So se promocionan unas a las otras. Pat Quinteiro apunta que a las mujeres se les ha inculcado la rivalidad cuando en realidad “las mujeres no somos rivales, somos aliadas”. Pat Quinteiro explica que en Shesaid.so se practica la sororidad, y apunta que todavía queda muchísimo por hacer pero que hay que empezar por lo más inmediato, que es ayudar a la que tienes al lado. “La sororidad es lo más importante”. 

RUTA GUIADA

Al mediodía la ruta guiada por Barcelona ha conducido a los asistentes por las entrañas del Born, el Parque de la Ciutadella y la Vila Olímpica. Un recorrido a través de tres planteamientos absolutamente diferentes de espacio público en una misma ciudad.

CLASE ABIERTA

La clase abierta ‘Cuatro Lecturas de Lolita’ ha cerrado la jornada con mucha literatura. Damià Alou, Laura Freixas, Valerie Miles y Patrick Zabalbeascoa han presentado cuatro perspectivas diferentes del clásico de Nabokov.

.