La importancia de contar con un Data Protection Officer

  • El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) impulsa este rol en las empresas y las instituciones

¿De qué hablamos cuando nos referimos a un Data Protection Officer? Hablamos de una persona que trabaja para una aplicación correcta del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea. Esta normativa entró en vigor el 25 de mayo de 2018 para reforzar la privacidad y procurar una unión en el tratamiento de los datos por parte de todos los países de la Unión. La entrada en vigor del reglamento ha cambiado el juego del uso de datos en Internet. Aquí es donde radica la importancia de contar con un experto en protección de datos y por esto cada vez más empresas e instituciones solicitan sus servicios

La UPF Barcelona School of Management cuenta con el Postgrado en protección de datos y sociedad de la información. El programa prevé una formación interdisciplinaria impartida por profesionales del derecho, la tecnología de la información y la comunicación. El objetivo es proporcionar los conocimientos y las herramientas necesarios para poder cumplir las previsiones del RGPD, de manera que quien curse el programa podrá desarrollar las funciones de Data Protection Officer (DPO), un rol en demanda. El coordinador académico del posgrado, Xavier Salleras, apunta: "la normativa prevé que sea obligatoria la figura del DPO en aquellas empresas que recojan y almacenen datos de manera sistemática". Por lo tanto estamos ante una nueva oportunidad laboral tanto por juristas como para ingenieros.

El rol principal del Data Protection Officer es el de asegurar que una empresa u organización procesa correctamente los datos de su personal, clientes, proveedores u otros individuos sujetos a la política de datos. Procesar correctamente los datos significa hacerlo en concordancia con la Regulación del pasado mayo. En consecuencia, la figura del DPO debe asegurar que los controladores de datos y los usuarios sean conscientes de sus derechos, obligaciones y responsabilidades en cuanto a la protección de datos. Debe aconsejar a las instituciones sobre la aplicación de la normativa europea y asegurar el cumplimiento correcto de la misma. A la vez, debe atender quejas o preguntas al respecto del reglamento. Por último, será necesario que coopere con los EDPS (European Data Protection Supervisors) en caso de que requieran información en una investigación.

 

 

.