Información para:

  • Masters
  • Postgrados
  • Cursos
  • Profesorado e investigación
  • Conoce la UPF-BSM

Entendiendo cómo GAFAM son tan buenos conociéndonos

2 Noviembre - 2021
GAFAM

Alberto Lempira, Coordinador Académico del MSc en Marketing

¿Cuántas veces has pensado que tus dispositivos te pueden escuchar? El hecho es que no estás solo. Según una encuesta realizada por The Independent, alrededor del 66% tienen algunas dudas sobre si sus dispositivos están escuchándolos, lo cual para algunos es increíble, pero para otros, es un poco aterrador.

¿Es cierto?

Cuando se miran los Terms and Conditions, EULA y la Política de privacidad de los miembros del GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft) afirman que alguna información personal puede ser utilizada para fines comerciales como publicidad, marketing, comunicaciones, etc. No obstante, algunos son más claros que otros y confirman si la colección de esta información se produce en el dispositivo o en la "nube".

Ha habido muchos casos expuestos en los cuales algunas de estas empresas, y especialmente sus asistentes de voz han estado escuchando a sus usuarios, en muchos casos sin consentimiento

Entonces, respuesta corta; sí, el dispositivo está al menos prestando mucha atención a lo que haces.

Recogida de datos del dispositivo

Para entender cómo sucede esto es importante tener en cuenta las diferencias entre los datos que se recogen directamente de nuestros dispositivos y los datos recogidos de la nube. La primera da la oportunidad a estas empresas de entender aspectos de comportamiento que normalmente son implícitos y no expresados explícitamente:

gafam

Muchos de estos puntos de datos ayudan a empresas como Facebook a entender cómo es nuestro día a día, y por tanto a etiquetarnos en una clasificación interna. De este modo, si utilizo regularmente los puntos públicos de conexión que requieren iniciar sesión con Facebook para acceder a una red Wi-Fi, sabrán que puedo ser una persona altamente móvil, o si me muevo por los aeropuertos y continúo cambiando las redes móviles regularmente, sabrán que puedo ser un viajero frecuente. Todo esto sin que yo tenga que publicar o compartir nada en su plataforma; solo si se concede a su aplicación móvil los permisos de ubicación.

Recolección de datos fuera del dispositivo

Además de los datos que se pueden recopilar de nuestros dispositivos hay cosas que estas empresas pueden saber también porque las estamos haciendo saber activamente: imaginaos que empezáis a buscar vuelos a Camboya, desde el teléfono móvil, en casa. Al día siguiente vas a trabajar y comentas sobre estas vacaciones que has estado planeando con la pareja, y más tarde ese día a ti y tus compañeros de trabajo os aparecen campañas para "vuelos baratos a Camboya"; probablemente todo el mundo pensará que sus smartphones están escuchando sus conversaciones, pero la verdad es un poco decepcionante:

Esencialmente lo que está pasando es que, compartiendo la misma red Wi-Fi regularmente con otras personas, empresas como Facebook o Google pueden conectando los puntos, junto con la geolocalización pueden saber que en esta dirección específica hay una o varias oficinas de empresas. Conectando puntos todavía más por la carretera pueden inferir que basándose en la ubicación y el hecho que tú y tus colegas utilizáis la misma red podéis trabajar juntos.

Todo esto, además del hecho que ya tienen un perfil personal de quién son cada uno de sus usuarios: sus gustos, qué os gusta y que no. Pero también, las interacciones entre la cuenta de usuario vinculado a estas personas hacen que digan:

“Esta gente son compañeros, así que tienen que chatear sobre cosas comunes”

Si esto es cierto o no, el algoritmo les permite continuar mejorando por ensayo y error. Pero en nuestro ejemplo, esto serían las suposiciones que Facebook haría para mostraros a ti y a tus compañeros aquellos anuncios dirigidos.

Pero espera, realmente nos están escuchando!

Después de leer los ejemplos anteriores podemos tener una idea más clara de cómo sucede esto de la campaña. Hay que tener en en cuenta que para fines didácticos, este complejo proceso ha sido simplificado para este artículo. Pero es verdad que ha habido muchos casos expuestos en los cuales algunas de estas empresas, y especialmente sus asistentes de voz han estado escuchando a sus usuarios, en muchos casos sin consentimiento.

Si tenemos que preguntarnos si tenemos que hacer algo para proteger nuestros datos o simplemente renunciar al hecho que si queremos tener acceso a servicios gratuitos es algo que todavía hay que pensar.

Seamos claros. Si utilizáis Siri en los dispositivos Apple, y tenéis la característica "Hey Siri", estos dispositivos escucharán activamente la orden; lo mismo pasa con Echo y Alexa de Amazon o con los dispositivos de Google y el Asistente de Google.

Con esto dicho. Los usuarios tienen que conceder permiso expresamente a estas empresas para mantener un registro almacenado de las conversaciones y grabaciones de voz en sus servidores. Este no fue el caso de Apple durante un tiempo.

Un informe de The Guardian de 2019 mostró que algunos contratistas de Apple tenían acceso y escuchaban múltiples grabaciones de usuarios que iban desde gente hablando de información médica a teniendo relaciones sexuales con sus parejas. Todo esto para mejorar la calidad y calificar la eficiencia del asistente de voz.

Esto no se reveló entonces a los usuarios, que aceptaron los términos y condiciones para utilizar Siri sin saber qué información estaban dando. Apple se disculpó por este error y decidió desactivar esta característica por defecto, y ahora los usuarios tienen que aceptarlo explícitamente.

Apple no fue el único que cometió este tipo de errores. Amazon también tuvo problemas con las grabaciones de usuarios no autorizadas, y todavía más, en un artículo de The Verge en 2018 citando la revista alemana c't; Amazon envió por error 1.700 grabaciones al usuario equivocado después de una solicitud de datos personales (cosa a la cual todos los ciudadanos europeos tienen acceso, en parte gracias a la GDPR) poniendo a la empresa en medio de un escándalo por mala gestión de datos personales y sensibles de sus usuarios.

Tenemos que saber qué información dejamos y, cosa que es más importante, cómo evitar dar información realmente sensible que quizás no queremos que tengan

¿Hay algo que podamos hacer?

Si tenemos que preguntarnos si tenemos que hacer algo para proteger nuestros datos o simplemente renunciar al hecho que si queremos tener acceso a servicios gratuitos es algo que todavía hay que pensar. No obstante, lo que sin duda  marcará una diferencia en la protección de los datos personales que presentamos a empresas como GAFAM es comprender las fuentes de estos puntos de datos.

Actualmente, aplicaciones de empresas como Facebook tienen más de 52.000 puntos de datos por usuario según KimKomando. Esto significa que probablemente la única manera de evitar que tengan acceso a cualquier información de nosotros es quedarse fuera de la red. Pero esto no es realista para la mayoría de los usuarios de Internet.

Así que tenemos que saber qué información dejamos y, cosa que es más importante, cómo evitar dar información realmente sensible que quizás no queremos que tengan.

ODS
NEWSLETTER UPF-BSM
Suscríbete para recibir nuestras noticias en tu correo electrónico