Momentos claves para el FC Barcelona. Toca decidir


Carles Murillo

Carles Murillo
Director del Máster en Dirección y Gestión Deportiva
Socio n.º 2924 del FC Barcelona

- 

Las elecciones, convocadas, en principio, para el próximo 7 de marzo, llegan en un momento bastante delicado y comprometido para la institución

FC Barcelona 

El FC Barcelona es un club de socios. La sección 4ª de los estatutos del club (artículos 40 a 54) se refieren al proceso electoral. Los socios son los grandes protagonistas en el proceso electoral y deciden el nombre del presidente del club. El Barça, reconocido como “más que un club”, participa en competiciones deportivas profesionales en fútbol y baloncesto con equipos masculino y femenino, balonmano, hockey patines y fútbol sala. También tiene secciones no profesionales en atletismo, baloncesto en silla de ruedas, hockey hierba y sobre hielo, patinaje artístico, rugby y vóley, además de un equipo de eSports. 

Las elecciones, convocadas, en principio, para el próximo 7 de marzo, por la dimisión del presidente Josep Maria Bartomeu, llegan en un momento bastante delicado y comprometido para la institución. Al socio ahora le toca decidir el equipo de gobierno de los próximos años en una situación difícil, desde el punto de vista del entorno actual marcado por la pandemia sanitaria, complejo e incierto. Complejidad e incertidumbre derivada de un conjunto de frentes abiertos derivados de una última época de considerables embrollos institucionales. Al socio se le pide un acto de responsabilidad personal. Las tres candidaturas que ya tiran adelante en el proceso electoral han hecho públicas las líneas maestras de sus respectivas propuestas. Evaluar los elementos más destacables de cada programa es una tarea indispensable para decidir la mejor opción para el club. Una forma de organizar los aspectos diferenciales de las candidaturas consiste en analizar los programas atendiendo, como mínimo, a los aspectos más importantes en la vida del club en los próximos años

Los resultados deportivos

Los equipos del FC Barcelona que juegan en competiciones profesionales aspiran al triunfo deportivo. Es por eso por lo que deben reunir el talento suficiente para situarse en la élite nacional e internacional. A mayor talento, mayor garantía de resultados deportivos. Se trata de una correlación ampliamente demostrada por una de las líneas clásicas de estudios empíricos habituales en economía del deporte. Disponer de talento (técnico y jugadores de primer nivel) exige la conjunción de tres aspectos distintos pero relacionados: 

  • Una dirección deportiva que tenga un rumbo bien marcado y actúe en consecuencia. 
  • Inversión en fichajes.
  • Inversión en la cantera.

La propiedad y el gobierno del club

El gobierno de las instituciones deportivas, cada vez más complejas y plurales, se convierte en uno de los aspectos fundamentales para lograr los grandes objetivos. Un club como el FC Barcelona necesita una estructura organizativa adaptada a la situación actual y al futuro del sector deportivo. El presidente y la junta deportiva representan la parte exclusiva de la institución que rinde cuentas periódicamente de su actividad a la asamblea de socios. La asamblea es el órgano soberano del club. El socio es y debe sentirse partícipe de la vida del club. El formato actual de la asamblea de compromisarios ha quedado obsoleto y se deben encontrar fórmulas participativas que devuelvan al socio su sentimiento de ser algo más que un simple espectador. 

El enfoque estratégico y la gestión de la crisis

En el deporte profesional se compite de forma cooperativa con otros clubes. Es por eso por lo que se dice que la economía del deporte profesional es una economía peculiar: nadie desea una situación de monopolio, entre otras cosas, ya que un partido o una liga no tiene sentido si no participan dos o más competidores. Además, el dominio sempiterno de un equipo sobre los demás resta interés a la competición que, en buena medida, atrae el interés de seguidores y aficionados en relación directa con la incertidumbre en el resultado del juego. 

El club debe recuperar y tomar partido en valores en línea con los objetivos de desarrollo sostenible. La viabilidad económica debe ir de la mano de actuaciones socialmente responsables

Hoy en día, en el contexto del interés que despiertan las competiciones europeas, los clubes como el Barça, mantienen la doble condición de competidores en ligas europeas (con unas determinadas reglas del juego y en condiciones no siempre iguales en el trato de los salarios netos de los deportistas, derivadas del distinto trato fiscal según país) y nacionales con pretensiones de triunfo deportivo a la altura del prestigio del club. Pero, además de todos estos elementos, el club debe recuperar y tomar partido en valores en línea con los objetivos de desarrollo sostenible. La viabilidad económica debe ir de la mano de actuaciones socialmente responsables.

Las fuentes de ingresos de la entidad y la deuda

Tradicionalmente se resumen las fuentes de ingresos de los clubes en el deporte profesional en tres grandes apartados: el estadio (para representar los ingresos derivados del uso de la capacidad instalada, sea por las cuotas de los socios abonados, la venta de entradas al público en general, la actividad del museo o la cesión de espacios a terceros); el patrocinio que incluye el acuerdo con la empresa que viste los equipos y, finalmente, la venta de productos y, especialmente, los derechos de retransmisión de los partidos. 

El control del gasto (en talento y en gasto de explotación) requiere de soluciones imaginativas pero realistas

Habrá que ver cuáles son las propuestas de las candidaturas para hacer, de forma realista, que los ingreses recuperen la tendencia al alza sin entrar, como ha pasado últimamente, en una cursa por el liderazgo en la liga de los millones. El control del gasto (en talento y en gasto de explotación) requiere soluciones imaginativas pero realistas. Por otro lado, el club ha acumulado una deuda importante que pone en riesgo la viabilidad económica del modelo actual que necesita una reconsideración.

Los espacios

El Camp Nou y el Palau Blaugrana han quedado obsoletos. Ya sea por temas de seguridad y de comodidad, pero también como oportunidad de generar nuevas fuentes de ingresos, las instalaciones necesitan una actualización. De hecho, el equipo de baloncesto sigue jugando sus partidos de Euroleague en el Palau, que no reúne las condiciones exigidas al resto de equipos que participan en la competición. La moratoria ha llegado a un límite que pone en peligro la continuidad del equipo en esta competición europea.

El socio, los seguidores y los fans

No podemos perder de vista que el FC Barcelona es un club de socios que, además, tiene una masa de seguidores y fans repartidos por toda la geografía mundial. La presencia del club ha seguido una tendencia al alza, independientemente de la coyuntura deportiva y económica. La letra del himno del club pone claramente de manifiesto la voluntad integradora e inclusiva del club: “[…] tant se val d’on venim […] una bandera ens agermana” (“qué más da de donde venimos, una bandera nos une”). El socio debe preguntarse cuáles son las propuestas de las candidaturas en relación con hacer más importante el sentimiento de pertinencia de la gente azulgrana.

 Organizar toda esta información requiere el uso de un modelo básico que facilite la comparativa entre los puntos fuertes y débiles de cada uno de los aspectos claves para ayudar a la toma de la decisión final. El modelo se puede completar, a gusto del consumidor, añadiendo un peso relativo por aspecto y calculando una puntuación agregada, es decir, haciendo una versión casera de los procesos de decisión multicriterio, a menudo utilizados en el management de las organizaciones. Se trata, en definitiva, de una decisión muy importante para el club que requiere el análisis de la información disponible y de un modelo implícito o explícito de apoyo a la decisión final.

.