Un estudio de la UPF-BSM valora en 2.400 MEUR anuales el impacto económico, social y ambiental de TMB

La actividad de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), el grupo público que gestiona la red de metros y autobuses, genera un valor global de 2.395,6 millones de euros anuales para el conjunto de Catalunya, 6,5 veces más de lo que recibe como aportaciones de las administraciones, según ha calculado el estudio "Impacto del valor social, económico y ambiental de TMB", realizado por la UPF Barcelona School of Management. El estudio, que se ha presentado hoy en el auditorio de la escuela, concluye que TMB funciona como un "verdadero tractor económico y social que empuja y dinamiza el territorio en el que da servicio". 

"Se trata de un estudio pionero", ha reivindicado la coautora del estudio e investigadora del Observatorio de Sostenibilidad de la UPF-BSM, Erola Palau Pinyana, ya que aunque hay ejemplos de estudios similares respecto al impacto económico de una empresa en el territorio, por primera vez se ha medido también la contribución de un operador de transporte público en términos sociales y ambientales. Una idea a la que también se ha sumado Oriol Amat, rector de la UPF y coautor del estudio, que ha augurado: "este estudio se convertirá en un referente en nuestro país". 

"Este estudio se convertirá en un referente en nuestro país"
Oriol Amat, rector de la UPF

El objetivo del estudio era calcular el valor global que la actividad de TMB generó en el territorio donde presta servicio (Barcelona y 10 municipios del continuo urbano), en el resto del área metropolitana (AMB) y en el conjunto de Catalunya durante 2019. Para conocer este valor social integrado se ha calificado, como ha desgranado Palau Pinyana, por un lado el valor económico (el impacto que tiene en la economía en términos de renta y ocupación) y también el valor social y ambiental (el ahorro generado en externalidades negativas para las sociedades en conceptos como la gestión, la contaminación, los accidentes y el freno al cambio climático, entre otros). 

"En TMB tenemos la voluntad de ser un puntal de innovación y motor económico", ha valorado la presidenta de TMB, Rosa Alarcón, que ha participado en el acto, junto al consejero delegado de la empresa gestora del transporte público en AMB, Gerardo Lertxundi, que ha asegurado que "somos una empresa de movilidad ciudadana referente en el mundo del compromiso con la sociedad, con los ciudadanos, con los grupos de interés y con los trabajadores". 

Accede al estudio

Los resultados del estudio

Tal como ha explicado Palau Pinyana, con su actividad, TMB generó en 2019 un valor económico de 1.394 millones de euros en el área metropolitana de Barcelona, el 1,02% del PIB de la metrópolis, y de 1.689 millones de euros en el conjunto de Catalunya, el 0,67% del PIB catalán. Cuanto a puestos de trabajo, fueron 22.899 en AMB y 27.887 en Catalunya, el 1,33% y el 0,802%, respectivamente.

Respecto al impacto social y ambiental, el servicio prestado por TMB representa anualmente un ahorro de externalidades de 706,5 millones de euros. Este es el coste adicional que soportaría la sociedad si TMB no existiera. "Cada euro público invertido en TMB genera 6,5 euros como retorno a la sociedad. El transporte público no es deficitario, es una inversión", ha manifestado Lertxundi como conclusión, y ha recordado que "el transporte público relaciona a las personas con sus puestos de trabajo y con el ocio y es vital para la recuperación económica". 

El transporte público no es deficitario, es una inversión

De este modo, la conclusión principal del estudio es que, adicionalmente a la prestación de un servicio de transporte de calidad a los ciudadanos (627,4 millones de viajeros en 2019), la actividad desarrollada por TMB devuelve con creces las aportaciones que recibe, que deben considerarse inversiones de alta rentabilidad y no un coste.

Precisamente sobre la financiación del transporte público ha centrado su discursos Miguel Ruiz, presidente de ATUC Movilidad Sostenible, que ha definido la cuestión como "el problema con mayúsculas". "El principal problema del sector es la financiación del transporte público, ya que en España no hay una ley para financiarlo", ha expuesto, y ha lamentado que "la subvención del transporte público urbano hace 25 años que está implementada, pero es asimétrica y no permite planificar los servicios".