Contratos sostenibles y bosques calcinados llenos de vida

La segunda mesa redonda de la jornada Deporte, sostenibilidad y emergencia climática, organizado por el Máster en Gestión Deportiva de la UPF Barcelona School of Management en colaboración con las consultorías Summa Sport y L'Origen ha llevado por título Medir y Comprender: iniciativas en la organización de eventos y ha sido moderada por Toni Aira, director del Máster en Comunicación Política e Institucional de la UPF-BSM.

En esta segunda mesa han participado Carles Vallés, coordinador de eventos del Institut Barcelona Esports, ha trabajado en la organización, entre muchos otros, de la Zurich Marató o el Tour de Francia; y Jordi Pinillos, de la organización Regala un bosque.

Vallés ha contado qué hace la administración pública en la organización de grandes eventos deportivos y ha hablado concretamente sobre la Mitja Marató de Barcelona. Este evento deportivo renueva su contrato que dura seis años este 2020 y en el nuevo clausulado la dimensión ambiental es la que tiene el mayor crecimiento proporcional: “Esto nos da una idea de la preocupación del Ajuntament de Barcelona en relación con el respeto por el medio ambiente”, ha afirmado el portavoz.

“El objetivo es dejar atrás imágenes de esponjas de poliuretano en el suelo y botellas de plástico, que desaparecen en esta edición”, ha afirmado y ha detallado que “a pesar de que en otras carreras ya se han eliminado, no se podía hacer en este caso hasta que no finalizase el contrato”.

Vallés ha descrito el eje vertebrador del plan ambiental de este evento deportivo, que son normativas, comunicación y difusión, prevención y 3R, formación ambiental, indicadores ambientales, compensación GEH y movilidad sostenible.

Vallés ha detallado que el contratista que lleva a cabo el proyecto de la carrera tiene que delimitar la negociación con marcas que puedan cumplir todas estas exigencias ambientales, con términos como por ejemplo, en el ámbito de la movilidad sostenible, la promoción del transporte público, fomento del uso de vehículo electro, ofreciendo aparcamiento de bicicletas particulares, etc.

El contrato detalla también la compensación de los gases de efecto invernadero: las empresas contratistas tendrán que calcular la huella de carbono y posteriormente comprar los créditos correspondientes para compensar las emisiones.

La organización también se compromete con la formación ambiental con sus trabajadores, voluntariado y en cuanto a los corredores. El clausulado baja al detalle de todos los aspectos de la carrera, desde la bolsa que se entrega a los participantes -con el dorsal y la camiseta-; las comunicaciones digitales y sin papel; las botellas, que desaparecen y se sustituyen por vasos biodegradables o hasta la fruta que se da, que debe ser de kilómetro cero.

Vallés ha completado la explicación contando la experiencia con la colaboración del licitador, que ha derivado en mejoras como por ejemplo la distribución del isotónico con un envase que se disuelve con la saliva y paneles informativos led sustituyendo los de plástico.

Captura webinar
De izq. a der.: Jordi Pinillos; de Regala un bosque; Carles Vallès, del Institut Barcelona Esports; Toni Aira, dir. del Máster en Comunicación Política e Institucional UPF-BSM

Un bosque quemado lleno de deporte

Ha seguido el acto hablando Jordi Pinillos, de la organización Regala un bosque, con más de 25 años en la industria del deporte. Pinillos ha contado el origen de la organización nacida en 2003, cuando empezaron diversos incendios forestales cerca de Barcelona. “En nuestro país más de 100.000 hectáreas de bosque han sido calcinadas cada año por las llamas en la última década”, ha explicado Pinillos. Unas zonas que los corredores usaban para entrenar. “Muchas marcas deportivas usan imágenes de bosques en su publicidad, pero cuando se queman no hacen nada”, ha afirmado. Regala un bosque es Regala un bosque es un una campaña de sensibilización 100% solidaria, que pretende unir el deporte con el medio ambiente.

La iniciativa responde al objetivo claro de concienciar a la población de los efectos devastadores del fuego en nuestros bosques. El proyecto se desarrolla a través de una campaña de sensibilización en los medios, con la colaboración de personajes públicos del mundo del deporte -han contado con embajadores olímpicos como Luis Enrique, José Luis Blanco, etc.- y organizando una serie de carreras por distintos bosques quemados de la geografía española.

La participación en los eventos deportivos trata de tener un alto impacto en los atletas y caminantes, ya que el itinerario discurre por zonas totalmente devastadas por el fuego. De esta forma, una carrera o una caminata, que tendría que resultar muy agradable, se convierte en un ejercicio para la reflexión.