¿Business of business is business? La ética empresarial vista con lentes filosóficas

¿Existe una ética empresarial? ¿En qué términos debemos medir el éxito de nuestro negocio? ¿Riqueza, estatus, poder, reconocimiento…? Estas son algunas de las preguntas que el vicedecano de Profesorado y profesor del MBA de la UPF Barcelona School of Management, Salvador Estapé, se ha formulado durante la sesión sobre ética y mercados del ciclo de seminarios en línea #RethinkingManagement. 

Si bien es cierto que, décadas atrás, la premisa “business of business is business” (el negocio de los negocios es negocio) reinaba en el mercado, en los últimos años la deontología y ética empresarial ha ido haciéndose un hueco en el sector a raíz del impacto social de escándalos como los sobornos de Siemens o la manipulación de emisiones de Volkswagen –también conocido como ‘Dieselgate’–. Así lo ha apuntado Estapé que, sin embargo, ha recordado que, en los últimos meses, en plena crisis del coronavirus, “algunas empresas han vendido productos sanitarios básicos, como las mascarillas, al triple o más de su precio de mercado”. El vicedecano, entonces, ha reflexionado: ¿Está mal que las empresas saquen beneficio a cualquier coste?

Está claro que los dilemas morales no tienen una solución binaria, buena o mala. Sin embargo, estos son muy útiles para ejercitar el pensamiento y, desde hace tiempo, se usan en diversas escuelas de negocios para preparar a directivos ante posibles escenarios críticos. Para ello, el profesor del MBA de la UPF-BSM ha invitado a los ponentes a cambiar sus lentes habituales para observar el Management a través de varios corrientes filosóficos de la mano de Aristóteles hasta Jeremy Bentham o John Rawles.

  • Teoría de la Virtud: Desde un punto de vista empresarial, esta corriente nos lleva a ejercer el liderazgo como un ejemplo a seguir, a través de una cultura organizativa, de honor y de lealtad. Aristóteles, impulsor de dicha teoría, veía la reputación no como un accidente, sino como una construcción a la que se llega con buenas o malas praxis.
  • Teoría del Utilitarismo: Esta teoría, impulsada por Jeremy Bentham, se basa en tres pilares: la objetividad, la racionalidad y la cuantificación. En términos empresariales, el corriente utilitarista representaría el máximo exponente del análisis coste-beneficio. Aunque puede parecer la menos arriesgada, llevada al extremo puede traer problemas. Un gran ejemplo lo vimos décadas atrás con Ford: habiendo hecho el análisis coste-beneficio y consciente de que su coche explotaba con facilidad, prefirió asumir el coste de los juicios por muertes de conductores a retirar el vehículo.
  • Teoría de la Ética: Los fines deben operar como límites a la obtención de beneficios, pero estos no serán legítimos si se basan en el engaño o en cualquier estrategia que pueda afectar a los derechos de los individuos. La premisa “el fin justifica los medios”, presente en El Príncipe de Maquiavelo, no serviría ante esta teoría, acuñada también, por Bentham.
  • Teoría de la Justicia: El filosófo estadounidense John Rawls basa su noción de la justicia a partir del dilema de la justicia distributiva empleando el concepto de contrato social, acuñado por los filósofos clásicos. Para ejemplificar la justicia como equidad, Rawls comparó el salario de Wilt Chamberlain –uno de los mejores jugadores de baloncesto de los años 60 en Estados Unidos– con el de muchos servicios esenciales como el de los sanitarios o profesores.

Sea como fuere, Estapé considera que en los últimos años ha habido “aprendizajes” en materia de ética y mercados. Así lo evidencian, también, los estudios ‘Goals Gone Wilde’, de la Universidad de Harvard, y ‘A Fine is a Price’, de la Rady School of Management, con los que se demuestra, como ha concluido Estapé, que negocio y ética sí deben mezclarse.

Más información

Ver la presentación de Salvador Estapé

Ver el vídeo de la sesión online

Consulta la agenda de sesiones online

.