Alumni entrevista a... Antonio Fontelles


Antonio Fontelles
Project Manager en la Comisió Europea
Alumni Máster en Negocios Internacionales

"Definitivamente, tener un diploma UPF-BSM me ha abierto puertas que, de otro modo, se habrían mantenido cerradas"

¿Por qué escogiste dedicar tu vida profesional al ámbito de los asuntos, negocios y cooperación internacionales? 

Antonio Fontelles (A.F.): Cuando era un niño me encantaban las clases de geografía, era como si pudiese viajar sin salir de la escuela. Quería ver y conocer otros países, otras culturas... Con el divorcio de mis padres cuando yo tenía siete años tuve la primera oportunidad de hacerlo: fui a vivir con mi madre durante un tiempo al extranjero, primero a los EE.UU. y después a Argentina. Ella intentaba rehacer su vida en condiciones adversas y mi hermana y yo intentábamos adaptarnos y comprender la situación. Esa vivencia me abrió los ojos y preparó mi mente para el mundo desde muy temprano. Cuando elegí dirigir mi carrera profesional hacia el ámbito de los asuntos internacionales reconecté con ese niño curioso y aventurero que quería no solo conocer mundo, sino ayudar a cambiarlo para hacerlo un poco mejor y más justo. 

Mi carrera en los asuntos internacionales me reconecta con el niño que un día fui y que quería cambiar el mundo para hacerlo un poco mejor y más justo

¿Cómo valoras tu experiencia en la UPF-BSM estudiando el Máster en Negocios Internacionales? ¿Estudiar aquí te ha ayudado en tu carrera profesional? 

A.F.: Para mí ha sido muy interesante la experiencia de haber estudiado el Máster en Negocios Internacionales de la UPF-BSM. Mi intención era añadir un punto más a mi CV y, concretamente, sobre algo vinculado con los negocios. A través del Máster tuve la posibilidad de mejorar mis conocimientos en administración financiera de proyectos y negocios internacionales y, además, pude profundizar un poco más en la legislación europea vinculada. Además, la oportunidad de vivir un año en una ciudad maravillosa como Barcelona me ha permitido no solo mejorar mis conocimientos en castellano e, incluso, en catalán, sino también estar en contacto con una comunidad internacional muy dinámica y diversificada. Definitivamente, tener el diploma de la UPF-BSM me ha abierto puertas que, de otro modo, se habrían mantenido cerradas. Mi título es reconocido no solo a nivel local, sino también internacional. 

¿Qué impacto social crees que pueden tener los proyectos que estás realizando actualmente en la Comisión Europea? 

A.F.: Anteriormente había trabajado en programas de intercambio internacional de estudiantes europeos hacia Australia y Japón y en programas de construcción de capacitaciones en universidades de Latinoamérica. Actualmente trabajo en el Área de Administración de Proyectos y Subsidios Europeos en Educación Superior de la Comisión Europea, en el marco del programa Erasmus+ y, de momento, trabajo en programas de apoyo a profesores, investigadores y universidades que ofrecen y se dedican a cursos y estudios sobre investigación europea, sobre todo en países de la región del este de Europa. En todos estos casos, lo que me ha movido es saber que a través de mi trabajo estoy ayudando a una persona, comunidad o entidad educacional a obtener algo (una formación, una capacitación, una experiencia laboral o de vida...) que, por otra vía, no hubiesen conseguido. Mi trabajo, pues, ayuda a mejorar no solo la vida o funcionamiento de este individuo u organización, sino también de su entorno con la consiguiente mejora de sus condiciones de vida. 

La oportunidad de vivir un año en una ciudad maravillosa como Barcelona me ha permitido no solo mejorar mis conocimientos de castellano e, incluso, de catalán, sino estar en contacto con una comunidad internacional muy dinámica y diversificada 

¿Cuáles son tus principales retos profesionales? 

A.F.: Yo diría que, en el mundo de los asuntos internacionales, el reto profesional más importante será siempre la capacidad de adaptación al cliente o interlocutor. Trabajar con personas que vienen de culturas muy distintas a la tuya no siempre es fácil y aunque a veces puedes pensar que lo estás haciendo bien, más tarde te darás cuenta de que te equivocabas. En este sentido, otro reto importante es el de mantener siempre canales de comunicación abiertos y constantes con clientes externos e internos, teniendo en cuenta que sus métodos de lenguaje pueden ser distintos a los tuyos y que debes aprender a dominarlos. La formación continua en un mundo cada vez más cambiante y con tecnologías cada vez más rápidamente ultrapasadas es, sin duda, junto con la carga de trabajo cada vez mayor, un reto que te deja poco margen para administrar las demás tareas. 

.