¿Qué son los 'nudges' en salud pública?

nudges

Maica Fernández Colomer
Teaching Assistant en el Máster en Economía de la Salud y del Medicamento
Coordinadora académica de los programas en Economía de la Salud y Farmacoeconomía
__

 

Cada vez se habla más de la importancia de los buenos hábitos: meditar, hacer deporte, dormir 8 horas, etc. Conseguir cambiar la conducta y los hábitos de un ser humano resulta muy complejo. Sin embargo, si se consiguen modificar de alguna manera, los resultados en mejora de estilos de vida y reducción de factores de riesgo son notables. Existe una estrategia prometedora para promover ciertos tipos de cambio que se basa en la economía del comportamiento, la rama del conocimiento que combina principios psicológicos y económicos. Se trata de los nudges

Los nudges han sido aplicados de manera exitosa en casos como los de vacunación, alimentación, actividad física, cesación tabáquica e, incluso, prescripción de medicamentos

Nudge significa, literalmente, "empujón" o "acicate". Acicate hace referencia al estímulo positivo que mueve a una persona a realizar una acción o a actuar de determinada forma. Es decir, un tipo de impulso que consigue que los individuos modifiquen sus conductas de algún modo. Los impuestos y las prohibiciones son la respuesta a los fallos de mercado tradicional, como las externalidades. Los nudges son la respuesta a los fallos del mercado "conductuales". Estos últimos propician que las personas tomen decisiones alineadas con su propio bienestar

Nudges en salud pública

La morbimortalidad hace referencia a la tasa de muertes por enfermedad en una población en un tiempo determinado. Gran parte de la morbimortalidad deriva de hábitos de vida y factores de riesgo que se pueden modificar o mejorar. En el artículo Economía del comportamiento para mejorar estilos de vida y reducir factores de riesgo, David Jiménez-Gómez y José María Abellán exponen el tipo de intervención popularmente conocido como nudge como una solución o incentivo en el sector de la salud pública

Existen nudges que están siendo implementados en todo el mundo para contribuir a la resolución de problemas en salud pública, particularmente la obesidad, las dependencias, el sedentarismo o el sobretratamiento

Los nudges han sido aplicados de manera exitosa en casos como los de vacunación, alimentación, actividad física, cesación tabáquica e incluso prescripción de medicamentos. Asimismo, existen nudges que están siendo implementados en todo el mundo para contribuir a la resolución de problemas en salud pública, particularmente la obesidad, las dependencias, el sedentarismo y el infratratamiento o sobretratamiento. Existen nudges de diferentes tipos según el mecanismo de cambio del comportamiento utilizado, pero se resumen en tres grandes estrategias:

  • La reestructuración del entorno. Estos son, entre otros, los recordatorios y las opciones por defecto. Un ejemplo de ello sería el estudio realizado para fomentar la vacunación contra la gripe. Se sugería a los individuos apuntar el día y hora que pensaban vacunarse. Este sencillo nudge aumentó la tasa de vacunación del 33% al 37%.
  • La información al consumidor. Un buen ejemplo, en el contexto de la alimentación, es el de utilizar sistemas de etiquetado con colores (como el semáforo nutricional) y así ubicar los alimentos más y menos saludables a simple vista, así como sus calorías. Este nudge consigue una moderada sustitución de los alimentos menos saludables por los más saludables. 
  • Los incentivos. Esta estrategia está respaldada por varios estudios. Un gimnasio decidió prestar a los clientes iPods con audiolibros para que el deseo de seguir escuchándolo aumentase la frecuencia de acudir al establecimiento. Esto consiguió aumentar la frecuentación del gimnasio un 50%. De la misma manera, este tipo de nudge se considera muy efectivo con personas fumadoras. Una intervención ofreció a personas fumadoras un contrato de compromiso que consistía en depositar dinero en una cuenta recuperable solo pasados los seis meses y tras pasar una prueba de orina. De aquellos que aceptaron participar, el porcentaje de los que pasaron el test de orina fue un 3% mayor y el efecto persistía seis meses después. 

Los nudges, aseguran los autores, no solo pueden cambiar el comportamiento de los individuos en general, sino también de los profesionales sanitarios. Así lo demuestra un estudio que pretendía reducir la prescripción inadecuada de antibióticos. En él se pedía una justificación escrita de su uso o proporcionar información al médico comparando su comportamiento con el de sus compañeros. Con la aplicación de esta medida efectiva para lograr la reducción, se mostró que este tipo de intervenciones pueden contribuir a la disminución de la variabilidad injustificada de la práctica médica. 

Los nudges tienen un gran potencial para ser aplicados en políticas de salud pública, puesto que además de ser medidas coste-efectivas, están infrautilizadas en España

A modo de conclusión, se ha demostrado que los nudges tienen un gran potencial para ser aplicados en políticas de salud pública, puesto que además de ser medidas coste-efectivas, están infrautilizadas en España. Para su correcto funcionamiento y aplicación, Abellán y Jiménez-Gómez recomiendan la creación de "unidades de nudge". Es decir, grupos especializados con la misión del diseño e implementación gradual de nudges. Según afirman, estas unidades resultarían de gran utilidad en España para mitigar factores de riesgo conductuales. 

ODS Maica Fernández

Agradecimiento a David Jimenez-Gomez por la revisión y sugerencias de mejora del artículo.