¿Felicidad... y la crisis del COVID-19?

Juan Luis Fernández
Director del programa Talent Management: Dirección Estratégica del Talento de la UPF Barcelona School of Management

-

¿Cuál es la capacidad crítica para poder “estar feliz” en estos momentos excepcionales? En estos momentos, no se trata tanto de “ser feliz” sino de qué podemos hacer para “estar felices”.

¿Cuál es la capacidad crítica para poder “estar feliz” en estos momentos excepcionales? 

¿Se puede ser feliz en esta epidemia global? Desde que el ser humano habita este planeta, existe una aventura apasionante que nos embarca a todos sin distinción: la búsqueda de la felicidad. Como estado de ánimo, la felicidad tiene mucho que ver con cómo uno se siente; con cómo gestiona su corazón, su mente y su alma; con cómo, en definitiva, vive este preciso momento. Así, partamos ya de una base que reformula nuestra pregunta vital: no se trata en este supuesto tanto de “ser feliz” sino de qué podemos hacer para “estar felices”. Es claramente más accesible, y gestionable. Y no nos vamos a otros territorios… ya sabéis de qué hablo.

¿Qué emociones estamos obligados entonces a gestionar en estos momentos?

  • 1.-SORPRESA: Un día nos contaron algo de un virus, murciélagos que se comían… en un lugar remoto, que muchos no habíamos oído nunca (enero 2020).

Respuesta Emocionalmente inteligente: Curiosidad. ¿Qué está pasando, que hasta la OMS se preocupa? ¿Qué es un coronavirus?

Respuesta no emocionalmente inteligente: Inhibición. ¿Dónde nos vamos este fin de semana? Esto de la anulación del Mobile debe ser un asunto político…, así que “aquí no pasa nada”.

  • 2.-INCERTIDUMBRE: Vemos que el virus se extiende por todo el mundo. Llega a Italia y aparecen los primeros casos en España (febrero 2020).

Respuesta Emocionalmente inteligente: Ocupación, Preparación, Previsión activa.

Respuesta no emocionalmente inteligente: Desconfianza. ¿Nos dicen que esto es como una gripe, ¿no? Confusión ¿Pero esto qué es? Todo el día en TV y en las RRSS con memes…

  • 3.-MIEDO: La pandemia se extiende por España, que está en el ojo del huracán. Estado de alarma, confinamiento… pero ¿qué nos está pasando? (marzo 2020).

Respuesta Emocionalmente inteligente: Afrontamiento del estrés y Actitud Proactiva.

Respuesta no emocionalmente inteligente: Parálisis, Inhibición, infantilismo, culpabilización, pánico…Aquí empieza a complicarse toda la cascada emocional.

Por tanto, ¿Tenemos que ser Optimistas o Positivos (o los dos…)? Dejadme que os cuente, desde la RAE, para aclararnos:

  • OPTIMISMO: “Tendencia a ver y a juzgar las cosas en su aspecto más favorable”

  • POSITIVISMO: “Tendencia a confiar en que el futuro sea favorable y aprender a afrontar las dificultades con buen ánimo y perseverancia”

Como vemos, empiezan las dos definiciones por “tendencia”, y esto quiere decir en este contexto que estamos debatiendo una propensión natural que tenemos a hacer, pensar, sentir una determinada acción, emoción o pensamiento. ¿Y cuáles son tus/mis tendencias? Puedes empezar por autoanalizarte. Tú te conoces bien, si eres sincero contigo mismo.

En mi experiencia y práctica como profesor y coach desde hace más de 30 años os diría que considero que ahora la capacidad clave y vital para gestionar nuestra vida  (y nuestra felicidad, como es el reto que os he lanzado)  es lo que los anglosajones llaman HARDINESS, que lo podemos traducir como Resistencia Mental, que yo apuntaría también Emocional, y está íntimamente relacionada con la Resiliencia, que es la capacidad humana de asumir con flexibilidad las situaciones límite y sobreponerse a ellas. Pero ya veis que eso ya nos tocará…

Así, queridos lectores, hasta que de aquí a casi un año (mucho me temo que este reloj “biológico” está conectado con las elecciones norteamericanas de noviembre…) que aparezca la vacuna o tratamiento, nos tenemos que preparar lo mejor que podamos y sepamos en la Resistencia Mental para sobrevivir, vivir plenamente, servir a los demás… y por ende ser (o estar) felices.

En el próximo artículo, te diremos cómo puedes hacerlo a través de las tres C´s.

¡Mientras tanto se valiente y mira a los ojos al miedo y… véncelo!

.