Bitcoin: ¿un valor refugio?


Carles Pont

Luz Parrondo
Directora del Área Académica de Finanzas, Contabilidad y Control
Directora del Postgrado en Blockchain y otras tecnologías DLT

-

Los valores refugio están garantizados por entidades con credibilidad como gobiernos y sus inversores conocen la historia de estos activos, que sobreviven a todas las crisis

Bitcoin

Los valores refugio son, como indica su nombre, aquellos instrumentos financieros en los que se refugian los inversores durante los períodos de desaceleración económica o de aversión al riesgo. Estos activos, llamados también defensivos, suelen resistir mejor las turbulencias porque no están íntimamente relacionados con la evolución de la economía, lo que significa que pueden revalorizarse, aunque colapse el mercado.

Generalmente estos valores refugio están garantizados por entidades cuya credibilidad está fuera de toda duda, porque los inversores creen que siempre serán solventes y nunca irán a la quiebra. Por ejemplo, los gobiernos de los países más desarrollados. En segundo lugar, porque los inversores conocen la historia de estos activos y saben que sobreviven a todas las crisis financieras del mundo, por ejemplo, los metales preciosos.

Si nos atenemos a la definición de valor refugio, entonces hemos de concluir que bitcoin no lo es. No es un valor estable, la volatilidad es una de las características más determinantes de este cripto-activo, y tampoco está respaldada por ningún gobierno ni institución financiera, ni tan solo está relacionada con una empresa, un sector o una industria. El valor de bitcoin no depende del desarrollo económico de un país o las expectativas de crecimiento de una empresa como sucede con las divisas y los valores bursátiles respectivamente. Para tomar la decisión de invertir, no podemos realizar un análisis, ya que no tenemos nada que analizar. Su comportamiento, hasta el momento, es un misterio para todos. Lo único que sabemos es que es altamente volátil y que puede ser muy rentable. Bitcoin ha alcanzado este 25 de noviembre de 2020, los 19.200 dólares, volviéndose a situar a los mismos niveles de finales del 2018. Recordemos que tras esa escalada el precio bajó en 2019 a valores por debajo de los 3.000 dólares. Alta volatilidad, alto riesgo, grandes beneficios, grandes pérdidas y nada en lo que basar su evolución. Nada más lejos de la definición de un valor refugio.

Bitcoin

Figura 1: Evolución del precio de bitcoin

Entonces, ¿por qué se le compara con este tipo de valores? Porque si bien no es un valor estable, sí es un valor que puede aumentar en épocas de turbulencia económica. La pandemia mundial ha hundido los mercados mundiales generando un estado de desaceleración económica. Incluso a pesar del anuncio de las vacunas, muchos mercados aún no han recuperado las posiciones pre-Covid. A pesar de ello, los inversores han de buscar retornos que satisfagan las exigencias de sus clientes. Esta necesidad, unida a la bajada de todos los mercados tradicionales, puede empujarles a incrementar el riesgo de sus carteras por encima de los límites habituales. “Si no hay otra opción, invirtamos en la caja negra de bitcon”.

Bitcoin es el “oro 2.0” y constituye un valor refugio con alto riesgo

Bitcoin no está respaldado por ningún país, no responde a la gestión de una empresa, solo depende de la confianza que los inversores depositen en él. Tras la “burbuja” de 2018 algunos se cuestionaron la continuidad de la criptomoneda. Hoy en día esa continuidad es prácticamente indiscutible por varios motivos:

  1. Blockchain, la tecnología subyacente está cada vez más consolidada como una de las tecnologías más disruptivas y transversales del siglo XXI. Ha demostrado su condición de “push” tecnológico con capacidad de generar negocios nuevos y de mejorar los modelos ya existentes.
  2. Los criptoactivos que nacen de blockchain, como por ejemplo stablecoins como Tether y criptomonedas como la misma bitcoin, están cada vez más afianzadas y con capitalizaciones que alcanzan los billones de dólares.
  3. China ha lanzado su moneda digital (DCEP) y Facebook está a las puertas de lanzar Libra y muchos son los bancos centrales que están seriamente analizando la posibilidad de emitir monedas digitales.
    En este entorno cada vez más cripto-amigable, la confianza en la supervivencia de bitcoin ha crecido y ha disipado muchas de las incertezas que tenía el inversor.
  4. Por otro lado, el estigma negativo que bitcoin acarrea al ser relacionado con actividades delictivas, cada vez está más diluido. Hemos de aceptar que bitcoin hoy en día es el nuevo dinero metálico digital. Bitcoin se utiliza para pagar desde una cartera digital a otra, de igual forma que siempre hemos pagado billetes que se pagan de una cartera física a otra. Las actividades delictivas han estado a menudo unidas al metálico debido a su anonimidad. Bitcoin ofrece el mismo servicio de anonimidad con la ventaja de que no lo hemos de transportar en un maletín, ni hemos de coger un avión para viajar a la otra punta del mundo. En el siglo XXI el pago en “metálico” se puede realizar en cuestión de minutos desde un dispositivo digital a otro. Bitcoin no es más culpable que el metálico, simplemente es más eficiente.

Volviendo a la pregunta de si bitcoin es un valor refugio, la respuesta rigurosa debería ser que no. Pero el ser humano tiende a buscar similitudes para entender lo nuevo y desconocido. Necesitamos ubicarlo para entenderlo. “Bitcoin es el nuevo oro, es el oro digital”. Paralelamente, “Bitcoin es el nuevo valor refugio” Tal y como siempre lo fue el oro. En algunos aspectos podemos decir que sí, que bitcoin es el oro digital, ya que, como el oro, se crea a partir del trabajo de un minero. Pero no es como el oro, ya que no es estable y no está respaldado por nadie. También podemos decir que en algunos aspectos es un valor refugio, puesto que es un valor que puede aumentar en momentos de desaceleración económica. Pero no es exactamente igual por qué no es seguro, su valor dista enormemente de ser estable y por supuesto no está respaldado por ningún gobierno.

Quizás podríamos concluir que bitcoin es el “oro 2.0” y que constituye un valor refugio con alto riesgo.

.